SKANDAR – LA FOCA – LA PEDRIZA

Una cara norte con aproximación cortita para cualquier día caluroso es siempre una tentación apetecible. La cara norte de La Foca nos espera a tan sólo diez minutos del aparcamiento de Cantocochino con un ramillete de vías para dejar contento al más forofo.

En 1988, Juan Luis Salcedo, Carlos Salcedo y Ricardo Villalba abren la primera vía de la pared, la Skandar. En sus cincuenta metros y tres largos no le falta de nada. Un primer largo de placas divertidas, sencillo y lógico, al que sigue una fisura desplomada muy difícil y que normalmente se hace con los estribos, y un último tramo de fisura disfrutona.

El risco de la Foca está justo enfrente del chiringuito que hay en la Garganta Camorza, entre El Tranco y Cantocochino. Tras una agradecida aproximación, por terreno llano y buen camino rodeados por la vegetación de pinos y jaras típica de La Pedriza, nos plantamos al pie de la pared en un caluroso día de verano buscando la fresca sombra de la sierra.


El primer largo (V) supera las placas poco mantenidas que llevan a la base del techo partido que tenemos por encima. Es fácil seguirlo porque hay parabolts que se pueden complementar con algún friend (aconsejable). El paso más difícil (V) está en la última pancita, a la que siguen unos metros muy fáciles hasta la reunión, al pie del techo. La reunión se monta en dos parabolts con argolla, dejando un cáncamo que hay a la derecha para hacerla lo más cómoda posible.

 Principio (arriba) y final (abajo) del primer largo


El segundo largo (A1, IV+) sigue la fisura que parte el techo en dos. Es espectacular la imagen del primero colgando del granito con el vacío por debajo. Si consigue que alguien le fotografíe desde el chiringuito ya tiene foto para enmarcar y vacilar a los colegas con su viaje a Yosemite… Desde la misma reunión se sale con los estribos, primero por dos parabolts colocados para proteger lo más duro si nos atrevemos a liberar el largo (7a dicen las malas lenguas) y luego en A1 colocando friends medianos en su mayoría, aunque un poco de todos. Al llegar al filón de roca al final de la fisura la cosa mejora aunque aún habrá que hacer algún paso más en artificial hasta salir en libre (IV+) los últimos tres o cuatro metros hasta la reunión (dos parabolts con argolla).

En el espectacular artificial del segundo largo

El último largo (6a o A1/IV+) sube por una fisura hacia la izquierda bien visible desde el suelo, más sencilla de lo que aparenta, salvo los primeros metros que pueden darse en artificial, sin necesidad de estribos. Nada más salir una chapa protege el paso más difícil. Con un par de friends del 0,75 y 2, por encima de la chapa se puede acerar hasta llegar a terreno más tumbado. Desde aquí la fisura es franca y con buen agarre hasta el final (IV+), una delicia después de la dureza del anterior largo. La reunión también se monta en dos parabolts rapelables.

En la salida del último largo
El chiringuito de la Garganta Camorza

El descenso puede hacer se rapelando la vía o mejor, destrepando por la canal que tenemos a nuestra derecha. Si vamos bajando sorteando las pocas dificultades por la izquierda, en un visto y no visto estamos en el suelo.

Datos prácticos:

¿Cómo llegar a La Pedriza?

Desde Madrid, salir por la Carretera de Colmenar y seguir hasta el desvío a Manzanares el Real. Pasado el pueblo un cartel a la derecha indica la entrada el Parque Nacional de la Cuenca Alta del Manzanares. Para llegar al aparcamiento de Cantocochino hay que pasar una barrera. Se limita la entrada de coches al Parque a la capacidad del aparcamiento, cerrando la barrera cuando está lleno. En verano y días festivos es fácil que cierre sobre las nueve de la mañana.

Dificultad: V, A1/IV+ (7a), A1/IV+ (6a). El primer largo no es difícil. En el segundo hay que jugar bien con los estribos y colocar los seguros de los que vamos a colgar (quedan muy bien). En el ultimo largo la salida es dura y se puede hacer tirando de una chapa y un par de friends que coloquemos por encima.

NOTA: en la acotación de la dificultad en escalada artificial parece necesario afinar más pues no tiene nada que ver un artificial en fisura vertical que en una fisura por techo paralelo al suelo, por mucho que en las dos se emplacen buenos seguros. Según esta tendencia el largo segundo de esta vía podría acotarse como C1, “C” de clean o limpia, porque no hay que clavar y “1” porque los emplazamientos son sólidos y sencillos. Aunque esto no resuelve el dilema anterior, sí nos da una idea más aproximada de la realidad del artificial. ¡Esperamos que este párrafo genere muchas discusiones y comentarios constructivos!

Longitud: Unos 50 metros.

Material: un juego de friends, cintas express, estribos. Casco.

Más información: 

- La Pedriza - Guía de Escalada, de José Ignacio Luján y David A. Zapata, editada por Barrabés Editorial, págs. 90-91. 
- Escaladas en La Pedriza, de Darío Rodríguez y José Ignacio Luján. Ediciones Desnivel, junio de 1992, pág. 66 (descatalogado).

No hay comentarios :

Publicar un comentario

¡Ayudanos a mantener la página!