ENRIQUE HERREROS O NORMAL – PEÑA BLANCA - PEGUERINOS

Escalar en Peña Blanca significa revivir la época de los pioneros de la escalada en España. Aquí se abrió el que probablemente sea el primer 6a en nuestro país en el lejano 1933. Casi no puede ni imaginarse pensando en los medios de la época. Figuras como Teógenes Díaz, Bonifacio Malagón, Enrique Herreros, Ignacio Lucas y muchos más abrieron vías con el irrepetible corte de los primeros tiempos…

El entorno, en medio de los bosques de Pinares Llanos, resulta además francamente agradable para escapar del verano de Madrid, quizá hasta demasiado fresquito. El 15 de agosto de 2012, tras un acogedor vivac con el cielo estrellado como techo infinito, nos levantamos con la fresca a eso de las 8 de la mañana para repetir el genial trazado que Roberto Cuñat, Enrique Herreros y Candela abrieron en 1933. La Enrique Herreros o Normal de Peñablanca, de dificultad moderada, exige buen manejo de las cuerdas y maniobras poco habituales por lo que debe ser acometida con cierta experiencia.


Aunque parezca increíble estamos a 14 grados, con el cielo cubierto y una niebla que moja más que el chirimiri, pero alegres por no estar sudando como pollos en la capital emprendemos la escalada con una ilusión inusitada, la historia hace mella.

Bea empieza el primer largo (IV+) por un trepadero fácil (III+) en la cara sur, justo debajo de un bloque gigante en cuyo techo veremos un par de parabolts. Al llegar al final veremos una línea de viejos buriles, alguno con argolla. Hay que ir a la derecha y bajar de cara a la pared a una repisa en la que encontraremos la reunión (IV+), preparada con argollas y cadena por si decidimos rapelar el segundo largo.


El segundo largo (V) puede destreparse o hacerse mediante un rapel pendular, opción que tomamos porque la roca está húmeda y además se ve bastante potente. Al final del rapel hay que hacer péndulo hacia la derecha para agarrar unas setas y subirnos a la plataforma en la que está la segunda reunión. Hacia mitad del rapel encontraremos un clavo desde el que podemos encauzar un poco la línea a seguir y reducir el péndulo pasando una cinta express.  Cuando baje el segundo no hay que soltar las cuerdas para poder asistirle y dirigirle el rapel en caso necesario.


El tercer largo (V-) sube hacia la derecha para alcanzar una chimenea con un paso arrastradillo que luego sale a un lomito a la izquierda y unas setas a la derecha hasta una canalilla con agarres romos pero fácil y estupenda adherencia en la salida a cima. Antes de la chimenea hay una antigua reunión opcional, aunque hoy no es necesaria.


Para descender lo mejor es hacer el rapel preparado en la cara oeste, que en 25 metros nos deja justo en el punto de salida. Al final hemos dado una estupenda vuelta por casi todas las caras de la Peña Blanca.

15 de agosto de 2012, Beatriz Peña y Pablo Parrón.

Datos prácticos:

Acceso: desde Madrid lo mejor es dirigirse por la N-VI al Puerto de Guadarrama o Alto del León y justo en el puerto tomar la pista que sale a la izquierda dejando a la derecha unas antenas y puesto militar. En unos 7 kilómetros hay un cartel que indica “Canto Herradero”. A la izquierda hay una explanadita para dejar el coche. Esta pista es todavía perfectamente factible para cualquier coche pero cada vez está en peor estado. Otra opción es ir hasta El Escorial, seguir hasta el Puerto de la Cruz Verde, Santa María de la Alameda, Peguerinos y continuar hasta la explanadita citada, que tendremos a nuestra derecha. Desde aquí sale el camino, una cuesta que en 20 minutos nos lleva al pie de Peña Blanca.

Dificultad: IV+, V (o rapel pendular), V-.

Longitud: 60 metros. El sinuoso trazado exige tres largos cortitos.

Horarios: 20 minutos para llegar a pie de vía, y una hora para escalar. Como tendremos tiempo para enredar por la zona aconsejamos las vías equipadas con parabolts que encontraremos en los callejones que llevan a Peña Blanca, especialmente las que hay en las placas del callejón que va hacia el norte.

Material: Encontraremos las reuniones equipadas para rapelar, algún clavo y alguna chapa. Llevar algunos friends variados y cuerda de al menos 50 metros para el descenso. Algún cordino para asegurarnos con prusik en el rapel pendular del segundo largo. Casco.

Más información:

- Escaladas en el Sistema Central de Tino Núñez, editado por Desnivel Ediciones, págs. 132-133. Muy buena guía con muchas zonas tranquilas para escalar en la zona centro.
- Escaladas en la Comunidad de Madrid y alrededores, Tino Núñez, editado por Desnivel Ediciones, págs. 184-189. Otra buena guía, en la misma tónica de Tino.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

¡Ayudanos a mantener la página!