ANETO (POR EL CORREDOR ESTASEN Y SALIDA POR EL PETIT BLACK -PD, II+)

Jesús Rabanal y yo nos conocimos en la Facultad de Derecho hace ahora casi quince años. Tenemos gustos y aficiones parecidas, entre ellas la montaña, pero pocas veces hemos coincidido para hacer una actividad interesante. Parece que en junio de este año todo se ha puesto a punto de caramelo para que podamos escaparnos el último fin de semana del mes a hacer el Corredor Estasen al Aneto.


Después de un invierno nefasto en lo que a nevadas se refiere, la nieve ha llegado tardía y aunque estemos casi en julio la cantidad y condiciones de la nieve son perfectas e incluso algún esquiador de travesía se aventura a calzarse los esquís para subir a la cumbre más alta de los Pirineos por la ruta normal del Refugio de La Renclusa.

Desde Benasque se sigue la carretera que en unos seis kilómetros nos deja en el desvío hacia la derecha, señalizado, hacía el Valle de Vallibierna. Al poco del comienzo una zona municipal habilitada para la acampada puede ser un buen punto de partida para esta actividad. Todo depende del estado de la pista que normalmente en periodo estival se encuentra cerrada por una barrera que impide el paso de vehículos. Son ocho kilómetros a pie o en el autobús que varias veces al día hace el trayecto hasta el Refugio de Pescadores del final de la pista, en el Puente de Coronas (1950 m.), en perfecto estado que todos deberíamos respetar para que siga así mucho tiempo.

Es 27 de junio de 2008 y la entrada en la pista está permitida hasta el día 28. Un cartel en la barrera así lo anuncia por lo que seguimos hasta el refugio. Llegamos a media noche y vamos directos a meternos en el saco haciendo el menor ruido posible, pues dos personas más ya deben llevar un buen rato dormidas. Ponemos el despertador a las seis de la mañana para empezar a andar justo al amanecer.
Tardaremos entre 3 y 4 horas para llegar a la base del corredor. Detrás del refugio por la pista andamos unos 300 metros hasta que se convierte en camino hacia el norte y asciende entre pinos al principio hasta el Embalse y los Ibones de Coronas (2.750 m.). Desde los ibones, en dirección noreste se asciende por el Glaciar de Coronas, desde donde ya divisamos claramente el corredor. Abandonamos el camino hacia la derecha para acercarnos a la base del corredor (3.100 m.). Un montañero solitario se ha adentrado ya en el corredor y lo lleva bien avanzado y por detrás de nosotros sólo viene una pareja que ha dormido en furgoneta al lado del refugio. Hoy no hay nadie más en el Estasen.


Llevamos puestos los crampones desde prácticamente el comienzo de la nieve, a 2.000 m., porque está bastante dura, pero el tiempo es perfecto, ni una nube y el día se presenta caluroso. Son las 10,00 h. y el corredor está en las mejores condiciones. Cambiamos bastones por piolets y comenzamos la subida atravesando los restos de un alud. El corredor es ancho y muy estético en la parte superior. Sencillo, la inclinación nunca supera los 50º y resulta bastante disfrutón. En la parte superior caben tres alternativas: salida por la izquierda, la original y la más habitual; salida por la derecha, parece de dificultad similar pero nos deja más lejos de la cima y obliga a hacer un mayor trayecto por la cresta de Llosás; por el marcado corredor que vemos en el centro, conocido como Couloir Petit Black a la Aguja Daviu, entre 50º y 60º de inclinación máxima, encajonado y muy bonito.


En ningún momento nos planteamos encordarnos porque no es necesario con lo que, al no ir atados, cada uno opta por una salida. Txus sigue por el Estasen hacia la izquierda y yo subo por el Petit Black con la nieve en su punto, clavando crampones con facilidad y no más de 50º hasta la cresta de Llosás. Atravieso la Aguja Daviu por detrás, hacia la izquierda según se sale del corredor, para encontrar a Txus saliendo por el Estasen.


Desde aquí ya se ve la cima del Aneto pero aún queda recorrer la cresta por terrazas y terreno descompuesto (II) y un corto tramo de arista afilada que nos pone a tono para enfilar el Paso de Mahoma a la bajada, más sencillo realmente que este último tramo.
 
En la cima del Aneto (izquierda) y en el descenso, tras superar el Paso de Mahoma (derecha)

Estamos en la cima del Aneto (3.404 m.) más de cuarenta minutos, las vistas no tienen fin, ni viento ni frio y por fin hemos podido usar los piolos después de un invierno climatológicamente desastroso. La única pega, tener que compartirlo con mucha más gente que viene por la normal de La Renclusa, aunque también es grato compartir unas palabras con montañeros que vienen de todas partes, aprovechar para que te tiren alguna fotillo y, por supuesto, devolver el favor. Hemos tardado desde el refugio en total seis horas. Casi a las 14,00 h. nos toca turno en el Paso de Mahoma y bajamos directamente hasta el Collado de Coronas, donde hay algunas tiendas. Un sencillo destrepe entre rocas nos lleva de nuevo a la nieve y en poco menos de tres horas, por el mismo camino de subida, estamos relajando los pies en las gélidas aguas del Barranco de Coronas, al lado del refugio, pensando en el próximo invierno. 

Un último vistazo al corredor, bajando por el Collado de Coronas

Datos prácticos: 

Aproximación: a 6 kilómetros de Benasque un desvío a la derecha nos adentra en una pista transitable (con restricciones y autobús alternativo normalmente en julio y agosto), que en unos 8 kilómetros nos lleva al Puente de Coronas, donde hay un refugio libre.

Horarios: desde el Puente de Coronas hasta la base del corredor, entre 3 y 4 horas. Entre 1 y 2 horas para el corredor y hasta la cima. Unas 3 horas para el descenso desde la cima hasta el Puente de Coronas.

Desnivel: 1.454 m. de desnivel desde el Puente de Coronas (1950 m.) hasta la cima del Aneto (3.404 m.). Subida muy mantenida, por lo que pese a no ser difícil, exige buena forma física.

Dificultad: la dificultad radica más en el desnivel de la ascensión que en su inexistente complejidad técnica. El Estasen no presenta inclinaciones superiores a los 50º y normalmente la inclinación es bastante inferior. El Petit Black no supera los 60º y el día que lo hicimos no creo que llegara siquiera a los 50º.

Material: con piolet y crampones es suficiente. No obstante, se hace más a gusto con dos piolets y aunque no existan especiales peligros objetivos (salvo momentos de alarma por aludes), como caída de piedras, siempre es más que recomendable llevar el casco. Por si acaso un cordino ligero para encordarnos. Si hiciera falta asegurar en el Petit Black podrían colocarse seguros en las rocas a ambos lados del corredor.

Más información: 

- Aneto. Guía montañera. Ascensiones, travesías y escaladas, de Alberto Hernández Gómez y Alberto Martínez Embid. Publicado por Desnivel Ediciones. Págs. 282-283.
- Pirineos. Ascensiones en mixto, nieve y hielo, de Francis Mousel. Publicado por Desnivel Ediciones. Págs. 265-266.

Cordada: Jesús Rabanal y Pablo Parrón (28 de junio de 2008).

No hay comentarios :

Publicar un comentario

¡Ayudanos a mantener la página!