COMBINACIÓN LAGO DE LUNA/SIN ASPIRACIONES A NADA – PEÑAS DEL PRADO – LEÓN

La predicción meteorológica para los días 5 y 6 de junio de 2010 es bastante buena, con sólo alguna posible llovizna en los valles de Luna y de Arbas, en la provincia de León y desde hace tiempo Luis Martínez tenía ganas de escalar Lago de Luna, una vía de corte clásico en las Peñas del Prado (1880 m.) en el valle de Arbas. Fue abierta en 1982 por Cándido Álvarez, Emilio García y Alberto Lavandeiras.

El paisaje mágico del Valle de Arbas

Dormimos al raso en cualquiera de los prados al lado de la carretera que lleva al pueblo de Cubillas de Arbas, o bien en el estupendo porche de la escuela, justo a la entrada a la derecha. La escuela seguro habrá tenido mejores tiempos porque ahora no creo que haya muchos chavales en el pueblo. La tranquilidad es total y el entorno muy agradable. En el bar del pueblo nos dejan un croquis de la vía para que lo utilicemos y lo devolvamos sin prisas al día siguiente.


Con el croquis no nos es difícil localizar el comienzo de la vía, en el extremo occidental de la cara sur de la pared, lo que se agradece porque tampoco es que encontremos mucha gente para preguntar. La alta concentración de escuelas de escalada que hay en la provincia de León garantiza esa agradable soledad que muchas veces buscamos los escaladores, aunque nunca falta alguna cordada más por los alrededores.

El primer largo (IV) empieza por detrás de un espolón, por placas fáciles hasta alcanzar un diedro que se asciende hasta la cima de un gendarme en la pared. Al principio del diedro, un friend atascado indica que estamos en la vía. Muy bruto tendrá que ser el que lo saque… La adherencia es muy buena y el largo resulta muy divertido.

El segundo largo (IV+) sale hacia la izquierda, evitando unos pequeños techos hasta unos metros antes del último, en el que encontramos la reunión. Encontraremos algún clavo y también se puede colocar algún friend y puente de roca. Largo fácil, bonito y divertido.

El tercer largo (IV) hace una travesía hacia la derecha, para sortear el techo, aunque no parezca lo más evidente. Salvo un pasito al principio el resto es II y en no más de 15 metros montamos reunión para evitar el roce de las cuerdas.


En este punto dejamos la vía para continuar por Sin Aspiraciones a Nada. Hasta este punto la escalada resulta sencilla y los largos que quedan están cotados de III+ en la Guía de escaladas selectas en la Cordillera Cantábrica de Miguel Angel Adrados, pero una tentadora línea de parabolts invita a seguir recto por una entretenida placa con muy buena adherencia. Resulta ser la vía Sin Aspiraciones a Nada, de corte deportivo va buscando la dificultad en sacrificio de la lógica. El cuarto largo (V+) está protegido en su totalidad con parabolts y termina en la reunión montada en medio de la placa.

El quinto largo (6a+), también pertenece a Sin Aspiraciones a Nada, uniéndose posteriormente a nuestra vía de origen, Lago de Luna. Un primer paso delicado nada más salir de la reunión, más que nada por eso del factor 2, y luego más placa protegida con parabolts. Este tramo ya está en nuestros límites y se nota que hay que apretar bien.

El sexto largo sale por una bavaresa a la derecha, protegida con un clavo (IV+) y después por terreno sencillo (III) hasta una terraza donde tendremos que montar la reunión. Un último largo, con un pasito de IV y el resto todo III-II nos lleva a la cima, donde también habrá que montar la reunión.


Para el descenso hay varias opciones y optamos por evitar los rápeles que permitirían bajar por la misma cara de subida, vertiente sur, para bajar andando por terreno fácil en la vertiente opuesta a la subida. Encontraremos algún hito al principio pero en general es muy evidente y sólo hay que rodear la pared por el extremo oeste para volver a la Collada de Alonga. Probablemente tengamos la tentación de descender alguna canal que parece evidente para acortar el rodeo. Nosotros bajamos por una que exigía algo de atención y al final requería hacer un rapel desde un espit con argolla.


Datos prácticos:

Acceso: Desde León hay que dirigirse a la población de Cubillas de Arbas, primero por la N-630 y luego por la CV-103-3. Son 61 kilómetros que recorreremos en poco más de una hora. A unos dos kilómetros de Cubillas dejamos el coche en un apartadero. También se puede coger desde León la AP-66, hasta el desvío a la LE-473 y luego por la CV-103-3. Tras atravesar el angosto túnel que nos adentra en el Valle de Arbas podremos ver las Peñas del Prado. Por este lado no hay que llegar hasta Cubillas. Unos dos kilómetros antes, pasada una curva pronunciada, dejamos el coche en algún apartadero de la carretera y tomamos un camino que asciende hasta el tendido eléctrico. Sino localizamos el camino también se puede subir por donde mejor nos parezca por los prados hasta el tendido eléctrico y luego a la izquierda, hacia la Collada de Alonga, con la pared siempre a nuestra derecha. Una media hora de caminata.

Dificultad: IV, IV+, IV, V+, 6a+, IV+, IV. Los largos cuarto y quinto aquí reseñados pertenecen a la vía Sin Aspiraciones a Nada. Si hacemos los largos de Lago de Luna la dificultad sería III+. Además, los largos tercero, sexto y séptimo sólo tienen el pasito que gradúa cada largo pero en general no pasan de III+.

Longitud: 240 metros. Todos los largos oscilan entre los 30 y 40 metros, salvo el sexto que se estira hasta casi los 60 metros, y el tercero, una travesía de 15 metros escasos.

Horarios: tardaremos media hora desde el apartadero donde dejemos el coche hasta el pie de vía, entre dos horas y tres horas para la vía y cincuenta minutos de vuelta al coche.

Material: juego de friends y fisureros. Cintas para puentes de roca. Casco. Es aconsejable llevar cuerdas de 60 metros, tanto por la longitud de algún largo como por si luego queremos bajar por los rápeles de la vía Senda Vertical, también en la cara sur, que podrían unirse en uno solo.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

¡Ayudanos a mantener la página!