CÓRCEGA, LA ISLA MONTAÑA

No resulta fácil encontrar un lugar en el que la posibilidad de escalar una vía larga, optar por una sesión de deportiva pudiendo elegir entre una amplia variedad de escuelas al alcance de la mano, hacer un descenso de barrancos entre paredes de singular belleza, o darse un chapuzón en una playa con deslumbrantes aguas turquesa sea exclusivamente una elección personal únicamente sometida a las cambiantes apetencias de la propia voluntad, y ajena a otros condicionantes como la distancia o el tiempo disponible. 

Sin embargo, la isla de Córcega, ya conocida por los griegos como Kalliste, la isla bonita, emerge en el mar mediterráneo como un puño poderoso que concentra en su interior miles de sorpresas para el amante de la naturaleza más apasionado y en cualquier época del año. Desde corredores y cascadas de hielo e incluso múltiples itinerarios para el esquí de travesía y una alta ruta de seis etapas, hasta plácidos baños en cientos de hermosas playas y calas o inmersiones de buceo en cualquiera de los múltiples pecios disponibles, todo es posible.


En el verano de 2011 y sin demasiados preparativos, pues la oferta es amplísima y trazar un plan previo no supondría más que limitar nuestras ganas de vagabundear trepando por donde el cuerpo nos pida, salimos de Madrid hacia Niza para coger el barco que nos llevará a los cinco y la furgoneta llena de hierros, aletas y otros juguetitos hasta la isla bonita. Vamos Virginia y Miriam López, Paloma Jiménez, Luis Martínez y Pablo Parrón y pasaremos en la isla casi todo el mes de agosto.

De camino a Niza decidimos pasar un día en el Cañón del Verdón y escalamos en el sector deportivo situado bajo el Col d’Ayen. Ya hemos probado la famosa roca pulida de tan mítica escuela y la experiencia no hace sino acrecentar la impaciencia ante la cercanía del excelente granito corso. Como este artículo no pretende ser un relato de viajes y montaña, sino más bien regalar al lector algunas reseñas de escalada, me limitaré a describir cuatro rutas de más de 100 metros y aconsejar sobre las escuelas de escalada visitadas. Las posibilidades en la isla son infinitas, y la facilidad para combinar las horas de escalada con baños en pozas de aguas cristalinas y playas increíbles nos atrapará sin piedad; avisado queda, quien no quiera engancharse mejor que no pruebe…

En definitiva, se pretende simplemente dar un empujón para conocer un lugar maravilloso, en el que por razones perfectamente comprensibles los escaladores foráneos manejan con cuentagotas los croquis y las descripciones en exceso detalladas de las ascensiones, en clara defensa de un entorno frágil y de la idiosincrasia corsa, pues, como ellos mismos dicen, encontrar el comienzo de una vía es una actividad en sí misma; y razón no les falta. Ello tampoco significa, de ninguna de las maneras, secretismo malicioso alguno y en la bibliografía que se cita al final encontraremos una buena selección de libros con la información necesaria para ir forjando futuras aventuras.



LE LÉZAR - PUNTA DI RONCU - CIRQUE DE BONIFATU (05ago11)

Después de una primera toma de contacto con la escalada en la isla en un par de escuelas y un primer baño en la playa tardamos aproximadamente una hora en ir desde Calvi hasta el parking del Circo de Bonifatu, adonde llegamos con la luz justa para darnos un baño en las pozas de la Garganta de la Figarella. Sin sal en el cuerpo dormimos a la luz de las estrellas, enervada por la luna nueva.

A las 8,00 h. del 5 de agosto ya estamos listos para remontar la pista que sale del propio parking, al pie del Auberge de la Fôret. Andamos por la pista unos 600 metros y la abandonamos por la izquierda en una curva a la derecha. Un caminito baja y atraviesa la garganta. Continúa por la derecha orográfica recorriendo la base de la pared sur de la Punta di Roncu. En quince o veinte minutos veremos las chapas que confirman el comienzo de la vía. En principio basta con seguir los hitos hasta uno grande al pie de la placa del primer largo, aunque en la práctica nos puede costar algunos minutos dar con el comienzo. De la misma placa salen dos líneas de seguros, la de la izquierda corresponde a la vía Les Oignons Grognons (6a), que harán Luis y Miriam, y la de la derecha a la vía Le Lézard (6a+, o V+ por una variante en el último largo), que haremos Virginia, Paloma y yo.

Para acceder al comienzo de las vías hay que subir unos metros de III por un diedro tumbado que nos deja en una terraza.

El primer largo (V) es una placa de granito con buena adherencia y poco mantenida. Un pasito y en general es fácil. La misma tónica encontraremos en los largos segundo (V+) y tercero (V)


El cuarto largo puede hacerse recto, encaramándose a un pequeño desplome bien protegido que puede resolverse con un pequeño agarre al fondo en un paso de bloque (6a+/b, según reseñas), o bien por la izquierda, por bloques más sencillos (IV+). La reunión se monta en un árbol. Si optamos por el sexto y se nos atraganta será fácil resolverlo metiendo un pedal en la chapa o recuperando la cinta express y cogiendo los bloques de la variante izquierda.
 

La vía Les Oignons Grognons presenta un carácter similar aunque el 6a del último largo no se puede escaquear. La dificultad de los largos es: 5+, 5, 5+, 6a.

El descenso de las dos vías se realiza o bien rapelando por las mismas o por una repisa delicada hacia la izquierda (oeste) que nos lleva a una canal por la que se baja fácilmente hasta el comienzo.

Datos prácticos:

Acceso: desde el Parking de Bonifatu, donde dejamos el coche, seguir la pista que sale del albergue en dirección al Refugio de Carozzu. Andar por la pista unos seiscientos metros hasta que hace una curva a la derecha. Abandonarla por un caminito a la izquierda que baja y cruza la Garganta de la Figarella. Remontar siguiendo los hitos por el margen derecho orográfico de la garganta hasta un hito grande junto a la placa desde la que salen las dos vías. En total unos 20 minutos.

Horarios: la aproximación 20 minutos y la escalada unas dos horas. El descenso se hace en 15 minutos. En verano sería una pena no hacer una parada a la vuelta para darse un baño en cualquiera de las pozas de la garganta.

Longitud: 110 metros (Le Lézard) y 140 metros (Les Oignons Grognons).

Dificultad: Le Lézard: 5, 5+, 5, 4+ (o 6b fácil por la salida directa); Les Oignons Grognons: 5+, 5, 5+, 6a.

Material: doce cintas express. Casco.

Más información:

 - Falaises de Corse. 1700 voies sur 50 sites. editada por CR FFME, B. Maurin y T. Souchard. Págs. 220-221.
- Corse, paradis de l’escalade. 42 escalades en été + 5 courses hivernales. Martial Lacroix. DCL Editions. Págs. 26-27.

Agosto 2011. Paloma Jiménez, Miriam López, Virginia López, Luis Martínez y Pablo Parrón.


VIA Nº 1 - SECTOR I CANETELLI - ORTU - CÓRCEGA (07ago11)

Entre la multitud de bonitos valles que hay a lo largo y ancho de toda Córcega algunos son muy poco visitados y tienen accesos por carreteras muy estrechas. Es el caso de las agujas que se levantan frente al pueblecito de Ortu. Se puede acceder por la D23 desde Sagone y pasando por Vico, Murzo, Guagno les Bains… por una carretera cada vez más estrecha. Es un valle muy salvaje y solitario y es fácil cruzarse con los cerdos salvajes que campan libremente. En las cercanías puede hacerse una corta excursión al Lac de Creno.

Parece que con objeto de incrementar el número de visitantes las autoridades de la zona han financiado el equipamiento de la escuela. Los aperturistas, Jean-Michel Bordeaux y Sylvain Specia, de la empresa Xtrem Sud han equipado en 2008 una veintena de vías, la mayoría de varios largos cuyos grados están en muchos casos aún por definir. Sólo algunas tienen nombre. Las todavía pocas repeticiones de las vías hacen que el granito aún sea un poco arenisco, lo que no desmerece para nada la escalada. La visita vale la pena. 


A la entrada de Ortu, viniendo de Vicu, encontramos un cartel con los croquis de las vías. A la derecha baja una calle que enseguida se convierte en camino y tras unos doscientos metros cogemos el camino que baja a la izquierda, atraviesa dos arroyos y sube al sector I Canetelli (varios carteles indicativos hacia I Monti, que está detrás). Unos 25 minutos.

La Via nº 1 es la primera por la izquierda, según llegamos a la escuela. Hacemos dos cordadas, Luis y Miriam, que van delante, y Paloma, Virginia y yo.

El primer largo (IV+) sube en diagonal a la derecha por placa hasta un canalizo raro. Al salir del canalizo hay que montarse en un bloque para alcanzar la reunión. Es un paso un poco raro pero todo el largo está muy bien protegido con parabolts.

El segundo largo (V) asciende hacia la izquierda por un gran canalizo en el que cabemos enteros, muy bonito. Es como ascender por una pista de bobsleigh. Puede exigir algún paso de oposición y está perfectamente protegido con parabolts, como toda la vía. 
 

El tercer largo (6a) progresa durante unos metros fáciles hacia una placa muy vertical de unos doce metros. Se resuelve con agarres muy pequeños y un espoloncito a la izquierda con agarres romos (6a mantenido). Tras la placa un corto canalizo en el que cabe todo el cuerpo da paso a la reunión. Largo muy bonito y bien protegido. 
 

El cuarto largo (IV) ya tumba de forma clara hasta la cima, desde la que tenemos una buena foto con el pueblo de Ortu detrás.

El descenso se hace rapelando la vía. Todas las reuniones están montadas con anillas para rapelar. 
 

Datos prácticos:

Acceso: Ortu se encuentra en el centro de la isla, por encima de Ajaccio y se puede alcanzar de diversas formas desde los Golfos de Porto y de Sagone. Es un lugar solitario y está lejos de otras zonas más conocidas y que también esconden bellezas naturales que no nos podemos perder como las Calanques  de Piana, los bosques de Piana y d'Aïtone o las Gargantas de Spelunca.

Horarios: la aproximación 25 minutos y la escalada y el descenso en rápel unas dos horas. La vuelta se hace por el mismo camino de aproximación.

Longitud: 100 metros aprox. Los largos oscilan entre  los 20 y 30 metros.

Dificultad:  IV+, V, 6a, IV.

Material:  doce cintas express. Casco.

Más información: 

- Falaises de Corse. 1700 voies sur 50 sites. editada por CR FFME, B. Maurin y T. Souchard. Págs. 207-209.

Agosto 2011. Paloma Jiménez, Miriam López, Virginia López, Luis Martínez y Pablo Parrón.


OCCITANISTA - PUNTA MACAO - BAVELLA - CÓRCEGA (10ago11)

Si el tiempo que tenemos para visitar Córcega nos apremia, Bavella debería ser sin duda la escuela por antonomasia y que no podemos perdernos. Una de las mejores escuelas de granito del mundo, con infinitas posibilidades aún por descubrir y vías para todos los niveles y en todas las formas de escalada posibles, deportiva y clásica. Todo en un entorno de rocas esculpidas por el viento del mar cercano y casi siempre a la vista, con los característicos tafonis (miles de agujeros que llegan a parecer corales adosados a las rocas y generan agarres de vicio, de esos que llegan a enganchar).

Babella (o Bavedda) es una isla dentro de una isla. Además de la escalada, el senderismo y el descenso de cañones pueden ser alternativas atractivas porque Babella da juego para todo esto y mucho más. De verdad, imprescindible.

El Col de Babella se encuentra en el centro-sur de la isla y se alcanza fácilmente desde muchos puntos, según la ruta que estemos haciendo. Propriano, Porto Vecchio o Solenzara son buenos puntos de partida. En el mismo Col y un poco más adelante en la carretera hay un par de gîtes d’étape del GR-20 en las que nos pueden dejar las guías de escalada para echar un vistazo o comprarlas, y una tienda de comestibles. No hay fuente. A un lado del Col hay un parking de pago y en el otro, por un camino con la entrada jorobada para el coche o la furgo, por detrás de la virgen y en dirección a los sectores de deportiva, una gran pradera en la que vivaquear es un placer que no olvidaremos (aunque en principio no está permitido).

Desde la pradera que hay detrás de la virgen dirigirse hasta el final y abandonarla por la derecha en el sentido de la marcha dejando atrás los sectores de deportiva y más adelante el Pilastru di l’Alba. Justo después llegamos a la Punta Macao. 20 minutos.

En la pared hay actualmente 3 vías. La Occitanista es la que está en medio. Fue abierta el 25 de agosto de 2003 por Nicolas y Pierre Clarac. Dejamos las mochilas bajo unos pinos que nos dan sombra antes de empezar la escalada. El pie de vía se localiza bajo un techo con cuatro agujeros grandes y dos parabolts antes de alcanzarlo.

Luis empieza el primer largo (6a+), en dirección al techo. Tras superar los dos parabolts, coloca un friend grande y se monta en una placa expuestilla después de haber laceado en plan vaquero un gran bloque al tercer o cuarto intento. Luego el largo sigue por un muro más suave y llega a la reunión.
 

Segundo largo (6a). Desde la reunión se alcanza un parabolt a la derecha en un paso difícil y continúa hasta un gran puente de roca y recto hasta la reunión.

Tercer largo (5c). Desde la reunión se sale hacia la derecha para remontar un murito (parabolt). El resto es muy sencillo, con tendencia a la izquierda hasta la reunión.

El descenso se hace rapelando la vía. Las tres reuniones tienen dos parabolts unidos con cordinos y un maillón para rapelar. 
 

Datos prácticos:

Horarios: la aproximación 20 minutos y la escalada y el descenso en rápel unas dos horas.

Longitud: 100 metros aprox. Los largos tienen unos 30 metros.

Dificultad: 6a+, 6a, 5c. El primer largo es un poco expuesto y hay que poner atención al protegerlo. Escalada muy bonita en buena roca.

Material: la vía esta semiequipada por lo que hay que llevar un juego de friends, sobre todo para el primer largo. También algún lazo grande. Doce cintas express. Casco.

Más información: 
    
- Falaises de Corse. 1700 voies sur 50 sites, editada por CR FFME, B. Maurin y T. Souchard. Págs. 94-95.
- Bavedda. Aiguilles entre ciel et torrents. Escalade – Rando – Canyon, de Jean-Louis Fenouil y Jean-Paul Quilici, Editorial Vtopo. Págs. 38-39 (atención, en el croquis, donde dice Occitanista debe decir Aïoli bar, los nombres están cambiados). Este libro es una pequeña joya sobre Babella, muy buenas fotografías y bonitas acuarelas para ilustrar los itinerarios. Para tenerlo en la biblioteca y soñar de vez en cuando.

Agosto 2011. Luis Martínez y Pablo Parrón.


PATRIMONIO- PUNTA DI VACCA (1611 m.) - BAVELLA - CÓRCEGA (10ago11)

La Punta di a Vacca es la tercera torre de las Agujas de Bavella y se encuentra en la variante alpina del GR-20 en la etapa que une los refugios de Asinao y de Paliri pasando por el Col de Bavella. Aunque no presenta el aspecto vertical de las dos primeras torres (Acellu y Arghjetu) tiene una vía de casi trescientos metros que despierta nuestra atención entre las doscientas grandes vías de la guía tomando un té a la sombra de los pinos.

La vía Patrimonio (o “ralenti le Patrimonio!”) fue abierta en agosto de 1998 por Pierre Clarac, J. Louis Fenouil y Stéphane Wyns, y reequipada con parabolts inoxidables el 16 de agosto de 2008, aunque requiere el uso de friends, sobre todo en el primer largo y para acortar los alejes en los restantes.


La aproximación se hace partiendo del Col de Bavella, atravesamos la pradera que hay por detrás de la virgen y la abandonamos hacia la izquierda, siguiendo las marcas amarillas de la variante alpina del GR-20. Unos metros por debajo estás las marcas rojas y blancas de la etapa normal. Por las marcas amarillas ascendemos a la izquierda de los sectores de deportiva y vamos viendo paredes cada cual más atractivas y que seguro serán objeto de nuevos sectores en el futuro. Llegamos a la Bocca di u Truvone (1334 m,) y seguimos el camino, ahora en ligero descenso hasta una placa de 10 metros de ancho y patio considerable por la que hay que destrepar. El tramo está equipado con unas cadenas. Desde aquí hay que buscar los hitos que descienden por el bosque en camino incómodo hasta la base de la pared. Una hora larga.

Como es frecuente en Bavella, encontrar el pie de vía requiere atención y al final vemos un parabolt alto que confirma el itinerario. Hacemos dos cordadas, Paloma, Virginia y Pablo, y Luis y Miriam.

El primer largo (5c) empieza vertical hasta el parabolt, situado muy alto por lo que antes hay que utilizar algún friend. El parabolt protege una travesía de un par de metros hacia la izquierda para coger una canal chimenea doble por la que progresamos, protegiendo con algún friend grande, hasta otro parabolt y luego la reunión, bajo un árbol.

Los largos segundo (5b) y tercero (5b) transcurren por placas buscando algún seguro alejado, con tendencia hacia la izquierda, y son bastante fáciles, con algún pasito aislado de 5. Llevan a una gran terraza descendente hacia la izquierda que se podría haber alcanzado en la aproximación para hacer sólo la segunda parte de la vía y que también puede utilizarse para abandonar.

Para encontrar el cuarto largo (5c) es buena referencia un diedro vertical que parece muy difícil por encima de nosotros. El largo comienza unos 15 metros a la derecha de la vertical del diedro, donde veremos dos chapas que ascienden hacia la izquierda hasta llegar a la reunión, justo en la base del diedro.

El quinto largo (6a) supera el diedro (que protegemos con un parabolt y friends medianos-grandes) y nos lleva a una placa obligada con un paso difícil. Por encima más placas hasta la reunión.

El sexto largo (5b) sigue surcando placas de adherencia con seguros muy alejados que podemos complementar con algún friend mediano-pequeño y es ya bastante más sencillo. Al final supera un techito por la derecha. Muy bonito y buena adherencia. 
  

El séptimo largo (4b) sigue recto hasta la reunión en la que convergen todas las rutas de la pared. Queda un último largo (3b) que hacemos desencordados buscando el mejor camino entre grandes bloques. Muy entretenido.

Desde la cima las vistas sobre las otras agujas son perfectas. También se ve la placa equipada con cadenas del camino de aproximación y el patio que afortunadamente no se percibe mientras se atraviesa. 

El mar azul al fondo y más arriba la doble cumbre de la Punta di a Vacca, a la que si queremos podemos subir por la vía normal en al menos 30 minutos más.

Después de casi trescientos metros de escalada nos damos por satisfechos y retomamos el camino de vuelta por el mismo itinerario de la mañana hasta el Col de Bavella.


Datos prácticos: 

Horarios: 1,15 h. de aproximación. Unas cinco horas para la vía y 1  h. para el camino de vuelta.

Longitud: 270 metros. Las reuniones están equipadas pero la mayoría no están preparadas para rapelar.

Dificultad: 5c, 5b, 5b, 5c, 6a, 5b, 4b, 3b.

Material: la vía está semiequipada con parabolts. Hay que llevar un juego de friends y otro de fisureros, sobre todo para el primer largo. en general las chapas tienen buenos alejes y no siempre se pueden colocar otros seguros. Lo más difícil es obligado pero está bien protegido. Casco.

Más información:

- Bavedda. Aiguilles entre ciel et torrents. Escalade – Rando – Canyon, de Jean-Louis Fenouil y Jean-Paul Quilici, Editorial Vtopo. Págs. 84-86. Este libro es una pequeña joya sobre Babella, muy buenas fotografías y bonitas acuarelas para ilustrar los itinerarios. Para tenerlo en la biblioteca y soñar de vez en cuando.

Agosto 2011. Paloma Jiménez, Miriam López, Virginia López, Luis Martínez y Pablo Parrón.

 
ESCALADA DEPORTIVA EN CÓRCEGA

Córcega, paraíso de escalada; suena a eslogan publicitario pero es la pura realidad. No es exagerado asegurar que podemos estar díez días en la isla escalando por la mañana en una escuela y otra por la tarde sin repetir ninguna y a distancias una de otra de no más de una hora, aderezando además cada jornada con un baño en la playa o en pozas de agua dulce eligiendo al gusto. 
  

Ante tanta oferta sólo hacemos una breve mención a las escuelas que visitamos en nuestro viaje por orden cronológico, aunque al estar todo tan cerca podemos decidir recorrer la isla de mil formas.

Si desembarcamos en ÎLE ROUSSE, ya desde el mismo ferry vemos las primeras paredes. Un paseo de sólo 15 minutos desde el puerto nos sitúa bajo el faro donde tenemos un puñado de vías entre IV y 6a+ en las que ir matando el gusanillo, con una calita de rocas al lado perfecta para hacer snorkel. La roca desgastada y humedecida por el mar no es la mejor y aún así es atractiva porque el entorno es genial. 
 
 
A 20 minutos de Île Rousse, por la carretera que va a Monticello y antes de Santa Reparata está la escuela de I CURRIALI, con 23 buenas vías en granito de todos los grados, predominando quintos y sextos. Escuela aconsejada. 
 

No pueden dejar de visitarse los SECTORES DEPORTIVOS DE BAVELLA. Se accede desde el Col de Bavella, por la pradera que hay detrás de la virgen en sólo 5 minutos para los primeros sectores y 20 minutos para los más alejados. Esta es una escuela grande, con muchos sectores y vías de todos los grados. Fantástica roca con preciosos tafonis y vías de dos largos. En general muy bien equipadas. Para quedarse a vivir. 
  

Al norte, en el Cap Corse, el dedo que forma la isla, visitamos las vías de la TORRE DE SÉNECA. En el sector U Muru las seis vías abiertas están graduadas entre 4 y 5+ pero las entradas son bastante duras. Están bastante sucias y sólo una nos pareció realmente buena. En todo caso permite asegurar a la sombra y vale la pena subir hasta la torre para disfrutar una relajada puesta de sol. También hay varías vías de aventura de cuatro largos cortos y dificultad moderada pero todo se veía muy sucio.

A 30 kilómetros de Corte se encuentra Calacuccia. Cuatro kilómetros antes de llegar tenemos la escuela de CUCCIA, al lado de la carretera. Vías muy buenas con tafonis y placas de regletas. Estuvimos en el sector central, con vías variadas, muchas entre 5 y 6b. En las cercanías buenas zonas para el baño. Escuela aconsejada.

A sólo 20 kilómetros de Calacuccia, en dirección a Bastia, está la escuela de CAPORALINO, de roca caliza, escasa en Córcega. Tiene sectores de tapia de varios largos y alta dificultad y otros de un largo bastante buenos. Escalamos en el Sector Bulinu con vías variadas. Puede ser que el cambio de tipo de roca cueste un poquito pero los 5 ya nos parecieron durillos. Escuela aconsejada.
 

De vuelta a Île Rousse, a tan solo 14 kilómetros al suroeste, la escuela de LUMIU tiene buenas vistas sobre el Golfo de Calvi. 14 vías de adherencia entre 4 y 6b+, muy pedriceras, para ir acostumbrando el coco a la inevitable vuelta a casa. Si completamos la jornada con un baño en cualquiera de las playas de agua azul cercanas a Île Rousse y un vivac bajo las estrellas en el faro antes de coger el barco rumbo a Niza no se puede pedir más.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

¡Ayudanos a mantener la página!