ASCENSIÓN A LA FORATATA POR LA VÍA NORMAL - PIRINEOS

Tras una buena jornada en el Anayet, para rematar el fin de semana seguimos el plan de actividades propuesto en la salida organizada por la Sección de Montaña del club Peñalara y el domingo emprendemos la ascensión al espléndido Pico de La Foratata, muy característico en el Valle de Tena tanto por sus altivas formas como por su cercanía a la Estación de Esquí de Formigal.

La Peña Foratata, o Peña Agujereada, como también se la denomina por el característico agujero que domina su cresta, comprende dos cimas bien diferenciadas que ofrecen variadas escaladas en buena roca caliza, la occidental (2295 m.), más sencilla y accesible a cualquier montañero no demasiado susceptible a los vértigos, y la oriental (2341 m.), algo más exigente dado que puede requerir algún rapel en la bajada. Una, la otra, o las dos, cualquiera es una perfecta elección para pasar un día de montaña genial.


Como somos un grupo bastante numeroso nos dividimos según las apetencias de cada cual y partimos de la parte más alta de la zona residencial de Formigal por un camino que nos aproxima hacia el norte al collado que forman La Foratata y el pico Forato y que alcanzamos en aproximadamente una hora. Desde este punto giramos hacia el este y luego el sur siguiendo el caminito que faldea las dos cimas animados por la vista soberbia de todo el cresterío hasta el collado que separa las cumbres oriental y occidental (unos 45 minutos). En este tramo se atraviesan lateralmente pendientes de hierba y roca que húmedas pueden resultar delicadas.


Desde aquí un grupo se desvía a la cumbre occidental, que se alcanza en 15 o 20 minutos, para luego seguir la cresta noroeste y descender hasta enlazar con el camino de subida en el collado con el pico Forato. Para este descenso, que no es particularmente difícil es aconsejable el uso del casco.

Otro grupo nos desviamos hacia la cumbre oriental, para lo que hay que destrepar desde el collado unos 100 metros muy empinados hasta visualizar a nuestra izquierda la gran faja herbosa por la que sube la vía normal. Seguimos por el caminito trazado en la hierba hasta que veamos las señales de pintura roja que indican la ruta de ascenso, casi al final de la faja. Comienza una divertida trepada (II+) en la que hay que prestar mucha atención para no arrojar piedras, casco indispensable, siguiendo sin perder en ningún momento las marcas rojas y retrocediendo y buscando la siguiente por el trazado más evidente en caso de dejar de verlas.


Tras varias revueltas siguiendo las marcas de pintura llegamos a la cima para darnos cuenta enseguida de que la sudada ha merecido la pena. Las vistas son fantásticas en todas direcciones y es fácil distinguir el Anayet, Midi d’Ossau, Balaitús, Picos del Infierno, Peña Telera..., y más cerca los embalses de La Sarra, Lanuza y todo el valle de acceso al Refugio de Respomuso. Imprescindible mapa y brújula para disfrutar la cima al máximo.


Unos bocadillos para entonar el cuerpo y emprendemos el descenso siguiendo la cresta noroeste, un destrepe fácil pero muy vistoso hasta localizar un rapel de unos seis metros para bajar a un árbol a la izquierda. También se puede destrepar por una gran fisura a la derecha del rapel pero es bastante delicado. A unos diez metros del árbol, siguiendo hacia el noroeste encontramos un segundo rapel para el último destrepe, que también suele estar equipado con una cuerda con nudos para bajar directamente. Nos deja en un collado anterior al que forman las dos cumbres de la Foratata, por el que hay que descender hacia el norte hasta que podamos ir flanqueando hacia el oeste hasta el collado por el que comenzamos el ascenso a la cumbre oriental, donde enlazamos con el camino de subida para volver a Formigal (la bajada se hace en unas dos horas).


27 de octubre de 2013.

Datos prácticos:

Acceso: desde Huesca seguir hasta Sabiñánigo, Biescas, Sallent de Gállego y Formigal. En la parte más alta de la zona residencial podemos dejar el coche. Desde aquí sale hacia el norte el camino que sube a la Foratata.

Dificultad: II+. La subida hasta el collado que separa las cumbres oriental y occidental no ofrece problemas. Desde el collado la faja herbosa es fácil aunque un resbalón sería fatal por lo que hay que andar con precaución. La subida final tiene muchas piedras sueltas pero si se sigue por las marcas rojas no supera el II+. El descenso se hace por el mismo itinerario de subida, en el que si se estima necesario suelen encontrarse un par de rapels que podemos utilizar y habremos identificado en el ascenso. El descenso, para hacer un pequeño recorrido circular, por la arista noroeste aquí detallado no es mucho más difícil aunque destrepar los dos rapels que también encontramos puede ser bastante delicado. Si la roca está mojada no es aconsejable subir a la Foratata.

Horarios: Unas 2,30 h. para la subida desde Formigal, y dos para la bajada.

Material: Casco más que recomendable y un cordino de 30 metros para rapelar (aunque no es indispensable aconsejaría llevarlo por si acaso).

Enlaces de interés:

- Muy buenas descripciones y croquis en Mendikat.net.
- Mapa y guía excursionista del Valle de Tena, a escala 1:40.000, Editorial Alpina. Muy interesante porque contempla varios de los picos más reputados de los Pirineos, como el Balaitús, el Midi d’Ossau o Peña Telera.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

¡Ayudanos a mantener la página!