ALTA RUTA A LA MALICIOSA Y GALAYOS AL PEÑOTILLO - NAVACERRADA

Son ya unas cuantas las veces que hemos subido a trepar a la que sin duda es la zona más alpina que podemos encontrar en las cercanías de casa. La aproximación no es desde luego apta para el escalador deportivo y si no eres de los que también disfruta trotando por el monte probablemente a la vuelta te lamentes del palizón que te has pegado para hacer sólo un par de larguitos interesantes… Pero si optas por enlazar varias vías en los riscos de la zona te volverás a casa con el cuerpo y la mente igual que si vinieras de los mismísimos Pirineos.

En la zona por la que nos vamos a mover encontraremos unos cuantos riscos para enredar con los cacharros, con dificultades y exposición para todos los gustos. Desde las sencillas trepaditas del Peñotillo Bajo, pasando por la crestita de la Peña del Cuco, hasta las más serias escaladas de las paredes sur del Peñotillo Alto y La Maliciosa. En la Guía de Escalada de Guadarrama, de Agustín Arranz y Miguel Barroso, podemos encontrar la mejor recopilación que hasta el momento se ha hecho de la zona, un laborioso trabajo que desde su publicación, en octubre de 2000, nadie se ha atrevido a actualizar (algunas de las guías genéricas de escalada en la zona centro publicadas por Desnivel sí contienen cierta información pero nada comparable al inmenso trabajo de Agustín y Miguel).

Para esta jornada nos ronda en la cabeza una pequeña maratón que luego la realidad nos obliga a acortar y, finalmente, escalamos la vía Alta Ruta a la Maliciosa y la vía Galayos al Peñotillo, con lo que completamos un día bien aprovechado en el que irnos poniendo a punto para los metros de desnivel que esta temporada queremos hacer con los esquís.

Desde La Barranca acometemos la dura subida que en una hora y media nos lleva al Peñotillo, y en otra media hora más, tras bordear su pared sur y atravesar la canal que lo separa de La Maliciosa, hasta el inicio de la vía Alta Ruta. Para encontrar el comienzo hay que bordear toda la pared sur de La Maliciosa, hasta llegar al Tubo de Todos, por el que tenemos que subir unos cien metros, hasta el punto en que es más estrecho, desde donde iniciamos la escalada. Es fácil, aunque dependerá de la época del año, encontrar en esta zona un pequeño manantial donde coger agua. 


El primer largo (V+) tradicionalmente se hacía por unos escalones fáciles y evidentes quince metros más arriba del que aquí proponemos, por los que se salva la fisura de entrada de la vía “Yo no he sido” (variante abierta por Tino Núñez y Fernando Fernández en julio de 2000), que sin embargo aconsejamos realizar para dar algo de enjundia a la escalada. La idea es superar un resalte escalonado sencillo (III+) que asciende hacia la izquierda hasta una estética fisura-diedro. Son unos seis metros hasta la base de la fisura-diedro, a la que hay que subirse con un paso tontorrón que nos coge fríos pero se protege bien. El pasito te echa para fuera aunque enseguida mejora, sin dejar de ser entretenido. Superamos los quince metros que mide la fisura hasta llegar a una pequeña repisa en la que comienza un diedro algo más difícil de lo que aparenta. A este punto llega la entrada original de la vía Alta Ruta si hemos optado por eludir la fisura de “Yo no he sido”. Unos metros más arriba encontramos un clavo, justo antes del último paso complicado del largo. Debe evitarse la tentación de seguir por la derecha pues resulta bastante expuesto, y afrontar el paso, ligeramente desplomado, recto, pues además del clavo podemos proteger perfectamente con friends medianos. Superado el paso montamos la reunión con friends, al pie de una pequeña chimenea. Unos 40 metros.

En las imágenes superiores la fisura diedro de entrada por la vía
Yo No He Sido y llegada a la reunión tras superar el clavo que hay al final del largo

El segundo largo (IV+) sale por la chimenea, muy cortita, por encima de la cual ya podemos ver lo que queda de este tramo. Hay que subir en dirección a un gran bloque perfectamente identificable por dos grandes fisuras que lo recorren formando una “V” invertida, bajo el cual encontraremos un clavo con anilla que podemos reforzar para montar la reunión. El recorrido se puede complicar lo que queramos pues es factible por varias zonas con una dificultad media de IV grado. Unos 50 metros.

Saliendo de la reunión, por encima ya se ve el bloque con
fisuras en V invertida que hay que alcanzar en el segundo largo
Tramo sencillo en el segundo largo
Llegando al bloque fisurado















El tercer largo (IV+) supera el bloque fisurado por la izquierda  y por el terreno más lógico nos deja en el terreno sencillo que con una fácil trepada con tendencia a la derecha, y ya desencordados, nos lleva a la cima de La Maliciosa (2.227 m). Si vamos bien es probable que pasemos frente a un viejo friend empotrado y ennegrecido por la acción de los rayos, que en este rincón de la sierra madrileña pueden ser muy potentes. Unos 30 metros, más la trepada hasta la cumbre.

Al terminar las dificultades sólo queda una trepada hasta la cumbre
Es toda una alegría comprobar que la vida salvaje aguanta en
la Sierra de Guadarrama. Ejemplares de cabra montés (Capra Pyrenaica)
Al fondo la concurrida cima de la Maliciosa

El descenso puede hacerse o bien por la derecha, por el Tubo de Todos (la opción más lógica si hemos dejado la mochila al pie de vía y siempre que no haya nieve), o bien por la izquierda, por la canal que se forma entre La Maliciosa y El Peñotillo. Optamos por la segunda opción, pues hemos subido todas nuestras cosas a la chepa y nuestra intención es escalar la Galayos al Peñotillo, con lo que en una media hora estamos en el característico vivac construido al pie de vía.

Bajando hacia el Peñotillo (en el centro de la imagen)

La Galayos es una ruta excelente, alpina y que hace honor a su nombre pues nos recuerda las escaladas típicas del Galayar, en la Sierra de Gredos. Dejamos aquí unas fotos de esta jornada que hablan por sí mismas y nos remitimos a la reseña publicada hace unos años por seguir siendo plenamente válida, como hemos podido comprobar.

 En la fisura del primer largo de la Galayos
Diedro sencillo antes del genial largo final
El último largo de la Galayos, pues sí, ¡muy pero que muy galayero!
Actividad realizada por Luis González, Luis Martínez, Adam Tipluica y Pablo Parrón, el 19 de septiembre de 2015.
     
Datos prácticos:

Aproximación: para acceder a la zona, desde Madrid se puede coger la carretera de Colmenar Viejo (M-607) y seguirla siempre en dirección Navacerrada hasta que pasado el desvío de Mataelpino encontremos un desvío a la derecha que indica el acceso a La Barranca donde encontraremos un aparcamiento (55 kilómetros). También se puede llegar por la Carretera de La Coruña (A6) desviándonos en Collado Villalba por la M-601 hasta el desvío de La Barranca.

Desde La Barranca (1.400 m.) tomamos la pista que tras pasar una caseta a nuestra derecha abandonamos para cruzar un puente que atraviesa una pequeña presa. Cruzada la presa no queda más que continuar a la izquierda por un agradable bosquecillo hasta que empecemos a ver los hitos del camino del Arroyo de las Tijerillas que en fuerte pendiente entre piornos y cascajos nos aproxima hasta El Peñotillo, cumbre anterior a La Maliciosa en la que también encontraremos interesantes vías de escalada. Rodeamos el Peñotillo pegados a su cara sur y ya podemos ver la mole de La Maliciosa y nos podemos hacer una idea del carácter alpino de la escalada que vamos a acometer. Hasta la base del Peñotillo se tarda aproximadamente una hora y media, y en media hora más llegamos a nuestro objetivo (en total unas dos horas de dura pendiente, sobre todo si pega el sol, en las que acumularemos unos 700 metros de desnivel). Por cierto, La Maliciosa, y concretamente su cara sur, la que ofrece mejores itinerarios de escalada, es perfectamente visible desde la ciudad de Madrid y gran parte de los municipios de la zona norte de la Capital.

Dificultad: V+, IV+, IV+. Se trata de una vía de marcado carácter alpino con lo que ello conlleva a la hora de escoger el itinerario correcto. Salvo el primer largo, en el que encontraremos las mayores dificultades, no tiene excesiva continuidad. La Alta Ruta fue abierta por Jaime Hidalgo, Alfonso Avia y José María Rodríguez en agosto de 1976.

Longitud: unos 120 metros de escalada y trepada fácil hasta la cima.

Material: Un juego de friends y otro de fisureros. En toda la vía únicamente encontraremos un par de clavos, uno al final de primer largo y el otro al final del segundo largo (con anilla y bueno para montar la reunión). Casco indispensable.

Más información:

- Guadarrama. Guía de Escalada. DeAgustín Arranz y Miguel Barroso. Editada por Desnivel Ediciones. Págs 47, 48 y 54.
- Altitud nº 12, revista de laFederación Madrileña de Montañismo, septiembre de 2010. Págs. 36-38. Reseña de la Alta Ruta, por Tino Núñez.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

¡Ayudanos a mantener la página!