HERMOSILLA CON VARIANTES (V+) – EL YELMO – LA PEDRIZA

Tras unos días de intenso calor, disfrutamos en la Comunidad de Madrid del último suspiro de una primavera que sucede a un invierno prácticamente inexistente en el año 2007. Con buena temperatura pero algo fresca para la época del año, un viento nada agradable para escalar aunque tampoco impida la actividad y un cielo amenazante, nos proponemos ascender la cara sur del Yelmo por la vía Hermosilla, clásica que vamos a aderezar con alguna variante en su parte superior. 


Es domingo 27 de mayo de 2007 y tras un invierno de escasa actividad nos reencontramos Fernando Blas y Luis, colegas de Torrejón, que formarán una cordada y Pablo Renedo y Pablo Parrón, que formaremos otra cordada con idea de ir calentando motores para los meses que se avecinan y concretar las mil propuestas que cada uno tenemos en la cabeza.  

Para llegar al Yelmo decidimos tomar el camino que transcurre por el Hueco de las Hoces, en vez del más habitual que sube por la Gran Cañada. Desde el Parking de Cantocochino nos dirigimos hacia el Cancho de los Brezos, punto en el que podemos seguir por un camino a la derecha con dirección a la Gran Cañada y la Senda Maeso, o bien seguir recto y a la izquierda por el Hueco de las Hoces. A pesar de que esta segunda opción es menos concurrida resulta recomendable en verano pues ofrece mucha más sombra aunque también nos obligará a trepar por una placa con buenos agarres pero expuesta y poco recomendable con terreno húmedo. De lo que no cabe duda es de que la opción del Hueco de las Hoces es más bonita y nos permite llegar al Yelmo bastante “calentitos”. 

La Hermosilla fue abierta por Julio Marina, conocido de Fernando y Luis porque también vive en Torrejón, en 1975. En la actualidad es toda una clásica muy disfrutona y con un nivel de exposición bastante asequible para tratarse de la cara sur del Yelmo.

La vía comienza a la izquierda del evidente gendarme que encontramos en la parte derecha de la inmensa mole granítica de la Peña del Diezmo, como antiguamente se denominaba al Yelmo.

El primer largo (IV+) es una larga bavaresa bien protegida con parabolts. Aproximadamente por encima de la mitad del largo podemos también chapar una reunión de una vía contigua y así evitar un buen aleje entre los seguros. Cada uno lo hace como puede, con las dos manos en bavaresa, en adherencia ayudándose de la pared del gendarme para encontrar algún apoyo o deslizando la mano izquierda por la fisura que se forma entre el propio Yelmo y su gendarme y la derecha por encima del gendarme, casi abrazándolo, como se me ocurrió hacer a mí en esta ocasión, hasta que alcanzamos una buena reunión con parabolts y argollas.

La bavaresa del primer largo

El segundo largo (V) puede darse o bien en ligera travesía hacia la izquierda para alcanzar un muro vertical pero con buenos agarres que nos coloca en placa fácil pero expuesta (ningún seguro), o bien directamente por la chimenea que se forma entre el Yelmo y el gendarme, opción un poco arrastrada pero con posibilidad de asegurar con friends. Fernando y Luis optan por la primera opción y mi tocayo Pablo y yo tiramos por la chimenea, de la que cuesta salir porque al final se estrecha bastante, hasta el punto de que intentarlo con una pequeña mochila a la espalda puede convertirse en tarea excesivamente tediosa. Tras salir de la chimenea unos metros fáciles nos colocan en la cima del gendarme donde se monta reunión cómodamente en unos bloques.

Entrando en la parte más estrecha de la chimenea del segundo largo (izquierda) y saliendo de la misma (derecha)

El tercer largo (III) asciende por la Travesía de los Higinios, una larga estría que cruza el granito hacia la izquierda hasta llegar a la siguiente reunión. Fácil pero expuesto porque cuenta con un solo parabolt hacia la mitad y sin posibilidad de colocar nada.

Travesía de los Higinios, expuesta pero fácil

A partir de aquí, la vía original continúa por terreno no excesivamente complicado en travesía ascendente hacia la izquierda, pero nosotros seguimos recto por un evidente reguero verdiblanco (la conocida Placa Peciñas) hasta llegar a la cuarta reunión (V). En la parte final del largo puede colocarse algún friend pequeño-mediano para mayor seguridad.


El último largo (V+) sale con tendencia hacia la derecha por terreno fácil hasta llegar a un característico resalte protegido por una chapa en el paso clave y que siempre me ha parecido muy difícil. Por cierto, la chapita en cuestión mosquea porque se mueve aunque el seguro no parece malo. Puede hacerse perfectamente en A0 aunque en esta ocasión y tras haber pasado por aquí ya en unas cuantas ocasiones pues es común a otras vías salió en libre. Si consigues subir en adherencia hasta tener la chapa aproximadamente a la altura del pecho verás a la derecha un garbanzote negro que permite superar el paso y llegar a una chimenea que conviene proteger con algún friend mediano-grande porque tras un paso atlético sigue una placa sencilla pero expuesta hasta los bloques cimeros en los que se monta reunión fácilmente con cintas largas y algún friend.

El descenso se hace por la vía Valentina, por la vertiente oeste de El Yelmo, en unos 15 minutos, con precaución y sin quitarse los pies de gato hasta el final. Este día pudo haberse complicado porque el cielo encapotado dejó caer alguna gota, aunque no fue a más. Si la cosa se pone fea también se puede bajar por la chimenea de la normal de la cara norte para luego rodear El Yelmo y volver a la pradera de la cara sur.

El último destrepe, bajando por la vía Valentina

Datos prácticos:

¿Cómo llegar a La Pedriza?

Desde Madrid lo mejor es salir por el norte para tomar la carretera de Colmenar Viejo y seguir las indicaciones hasta Manzanares el Real. Según salimos del pueblo veremos el cartel que indica la entrada a la Pedriza. Para llegar al parking de Cantocochino en fines de semana la barrera suele estar abierta hasta las nueve de la mañana. Hay que recordar que el número de coches está limitado y una vez superado el cupo sólo se puede entrar cuando salga alguno. Desde hace un par de años en verano y fines de semana un autobús gratuito hace el recorrido.

Dificultad: IV+, V, III, V, V+.

Longitud: 150 metros.

Material: Tres o cuatro friends de distintos tamaños por si hacemos el segundo largo por la chimenea y para asegurar algún paso en el cuarto largo. Casco.

Más información:

- La Pedriza - Guía de Escalada, de J. Ignacio Luján y David A. Zapata, editada por Barrabes Editorial, págs. 241-242.
- Pedriza – Escaladas fáciles (tomo I), de Tino Núñez, editada por Desnivel Ediciones, págs. 34-35.
- Desnivel nº 199, 2003, pág. 108.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

¡Ayudanos a mantener la página!