ALBA MARINA – RISCO DE LAS BELLOTAS – LA PEDRIZA

Cuando el buen tiempo vuelve a regalarnos días de verano en primavera, después de un invierno cargado de nieves, las ganas de volver a calzar los pies de gato no nos hacen olvidar que la técnica de escalada en adherencia propia de La Pedriza necesita ir ajustándose en nuestro cerebro de forma pausada para poder afrontar con placer las innumerables vías de compromiso que encontramos casi en cada risco de este paraíso del granito.

Por eso, elegimos para empezar una ruta muy bien equipada y que sin dejar de ser una vía placer tampoco se deja hacer sin cierto esfuerzo. Alba Marina fue abierta en 1974 por Ramón J. Vega, Francisco Javier O’Mullony, José Luis Marín y Santiago Morujo. La protección es muy buena pero los espits empiezan a estar algo viejos y muchas chapas se mueven cada vez más con lo que un reequipamiento cabal sería de agradecer.


Desde el parking del Tranco salen Luis Martínez y Luis González camino del Yelmo al mismo tiempo que Bea y yo salimos de Cantocochino para encontrarnos ya bien entrada la mañana al pie del Risco de las Bellotas, bien visible a la izquierda pocos minutos antes de llegar al Yelmo. Por camino poco marcado se alcanza la base de la pared, en la que además de Alba Marina tenemos una decena de vías cortas para completar una buena jornada.

El inicio (6a) de la escalada se sitúa en la parte izquierda de la pared (oeste), al pie de una laja con la forma del continente africano, protegida por una sucesión de espits. Aunque no está muy alta, el paso para alcanzar la primera chapa nos coge algo fríos y enseguida se llega al buen canto que ofrece la laja. Dos seguros muy juntos protegen el paso más difícil, que puede acerarse sin problemas, para dar paso a una fisura sencilla que lleva hasta la reunión (dos espits y un parabolt).


Más difícil de lo que parece, la placa de adherencia del segundo largo (6a) se presenta disfrutona y con los seguros a poca distancia. Comienza sencilla y se va poniendo algo más fina para volver a relajar hasta que llega a unos techos. Una pequeña travesía hacia la derecha nos lleva hasta la reunión (dos espits y un parabolt).


El tercer y último largo (6a) tiene el paso más difícil justo en la salida de la reunión por lo que conviene hacer de colchón al compañero para evitar que un tropiezo acabe en una caída de factor 2. Superado el pasito, una placa para disfrutar y la reunión (tres espits).


Se puede bajar andando por la cara este o con un rápel de 30 metros desde una reunión visible al terminar la escalada, unos 25 metros a la derecha (este). Precaución al alcanzar la reunión para preparar el descenso.

Beatriz Peña, Luis Martínez, Luis González y Pablo Parrón (12may13)

Datos prácticos: 

Cómo ir: el Risco de las Bellotas está 10 minutos antes de llegar a la cara sur del Yelmo por el camino que sube desde la Gran Cañada. Tanto si subimos por Cantocochino como por El Tranco se tarda aproximadamente 1,15 h.

Horarios: 1,15 h. para la aproximación desde el parking de Cantochino a pie de vía. La vía se escala perfectamente en una hora.

Longitud: 70 metros aprox. Son tres largos cortitos de unos 25 metros cada uno.

Dificultad: 6a, 6a, 6a. Bien protegida con espits cada pocos metros, se puede tirar de cinta en caso de dificultad. Todos los largos tienen ese puntito justo de dificultad que a cualquiera deja con buen sabor de boca. 

Material: cintas exprés. Casco. Todas las reuniones están equipadas con tres puntos de anclaje.

Más información: 

- Guía de Escalada de La Pedriza, de J. Ignacio Luján y David A. Zapata, págs. 196-199. Editorial Barrabés.
- Clásicas de la Zona Centro, de Daniel Alcojor, págs. 31-32. Desnivel Ediciones.
- Pedriza. Guía de Escalada Deportiva, de Luis Santamaría Navarrete, págs. 154-156. Desnivel Ediciones.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

¡Ayudanos a mantener la página!