DIEDRO-CANAL – CRESTA DE CLAVELES – SIERRA DE GUADARRAMA

Aunque las nevadas en el invierno de 2016 han sido inusualmente tardías, igual de inusuales están siendo las que aún siguen cayendo, cuando ya estamos en el mes de abril. Como no es plan de quejarnos por todo, vamos a aprovecharlas al máximo y para hoy hemos decidido darle un tiento al difícil corredor situado en la zona más al este de la Cresta de Claveles, cuyo nombre ya lo dice todo, “Ideas Radicales”, si bien, dada la dificultad de encontrarlo en condiciones decentes, llevamos un as en la manga, el Diedro-Canal que sale unos cincuenta metros por encima, para no hacer en balde la poderosa aproximación, dentro de lo poderosa que una aproximación puede ser en nuestra pequeña sierra.

Al llegar a “Ideas Radicales”, vía por otra parte más propia del periodo estival, el estado del primer largo y las continuas caídas de chupones de hielo, no tardan en convencernos de que el objetivo de hoy habrá de ser el Diedro-Canal.


Desde el aparcamiento de Cotos partimos a las 7,30 h., con un frío intenso que en cuestión de un par de horas se va a convertir en calor casi sofocante, siempre que no estemos parados, siguiendo el camino PR-15, hasta la Laguna de Los Claveles, desde la que se divisan las paredes que conforma la cresta que une la mayor altura de la Comunidad de Madrid, Peñalara (2428 m.), con los Riscos de los Claveles (2388 m.) y de los Pájaros (2334 m.), en la que hace poco menos de un mes ya estuvimos escalando el Corredor Central de Claveles.

La nieve está bastante dura facilitando el avance, y en poco más de hora y media estamos al pie del Diedro-Canal, donde cometemos el error de confiarnos e ir directamente hacia él sólo con los crampones puestos y los piolets, lo que luego nos va a obligar a sacar la cuerda y el arnés en posición un tanto delicada. Lo recomendable es pertrecharse bien de instrumentos antes de meterse en el diedro, pues la rampa de nieve por la que se accede ya presenta una buena inclinación cercana a los 50º. La nieve blanda, pues el sol ya pega de lo lindo, y sólo son las diez de la mañana, favorece la formación de zuecos en los crampones y nos hace esforzarnos para alcanzar el diedro, en el que debido a su encajonamiento ya encontramos nieve dura y un ambientazo de primera.

En los primeros quince metros el diedro es muy estrecho y encajonado y la pendiente alcanza 60º, hasta que llegamos a un bloque vertical que, de no estar tapado, como es el caso, nos va a hacer esforzarnos. Tenemos que montar reunión, que queda perfecta pasando una cinta por un puente de roca justo al comienzo del bloque, bajo el cual se forma una pequeña cueva de la que sale un fresquito notable. Muy complicada para tres pero nos apañamos. Para superar el bloque (IV) contamos con una capa de hielo en la parte derecha pero con el calor que hace no nos fiamos y tras colocar un clavo un metro por encima de la reunión comienza la contorsión para superar el paso. Parece mejor en oposición, con la espalda en el hielo y los pies en la pared izquierda hasta que enseguida el hielo duro que hay por encima del bloque permite clavar bien los piolets y traccionar sin miedo a que se suelten.

 
Desde aquí ya vemos la salida pero la cosa empina de lo lindo y se aprecia una cornisa de esas que exigen juzgar bien el mejor punto para romperla y poder salir a la cresta. Antes hay un pequeño resalte, que aseguramos con un friend del 0,75 en las rocas de la derecha, e incluso podemos agarrarnos a ellas para superarlo. El hielo va dejando paso a la nieve dura en el cono de salida, que en las condiciones actuales está espectacular (65º) y presenta la mejor opción por su parte izquierda (la más empinada pero también la que tiene menos cornisa). Desde la reunión de debajo del bloque la cuerda de sesenta metros que llevamos en doble da justo para salir a la cresta con lo que calculamos unos treinta metros. La única posibilidad de montar la reunión es con una aparatosa seta de nieve, si estuviera blanda, o con los piolets triangulados en el suelo, si está dura, como es el caso.


Dejamos en la reunión del bloque dos cintas pasadas por el puente de roca y un mosquetón de seguro que no somos capaces de desenroscar. Seguro que a los siguientes les vendrán de perlas. Sólo queda recoger a los compañeros, echar un trago y decidir si bajamos por la cresta para volver por el mismo camino, o subimos hasta Peñalara para bajar por su vía normal. Como es pronto y hace un día estupendo preferimos hacer cumbre por la bonita Cresta de Claveles, alpina como ninguna en la Sierra de Guadarrama, y bajar por la normal, bordeando las Dos Hermanas, hasta el punto de partida.
Actividad realizada por Pablo Renedo, Javier García y Pablo Parrón, el 2 de abril de 2016.

Datos prácticos:

Acceso: desde Madrid tomamos la A6 hasta la salida 39, donde tomamos la M-601 hacia el Puerto de Navacerrada. Al llegar al puerto sale una carretera a la derecha, la M-604, que en unos diez kilómetros nos lleva al Puerto de Cotos, donde hay un gran aparcamiento que no obstante, es fácil que esté lleno si no llegamos muy temprano, sobre todo cuando están abiertas las pistas de Valdesquí (72 kilómetros en total).

También se puede llegar al Puerto de Cotos en ferrocarril desde Madrid a Cercedilla y luego en un tren con encanto que nos sube al Puerto de Cotos (Renfe Cercanías). Igualmente puede consultarse la web de Autocares Larrea para llegar al puerto en autobús.

Dificultad: IV y 65º, variable según las condiciones. Rampa empinada (50º) para alcanzar el Diedro-Canal. Los primeros quince metros 60º. Sigue un bloque vertical en el que la dificultad puede ser muy variable (IV sino está tapado). En todo caso no es fácil con bota y crampones. Otros diez metros empinados (60º) normalmente con hielo o nieve dura. Un segundo resalte en el que hay que tener cuidado pero no tiene nada que ver con el primero. Y, por último, otros quince metros hasta la arista, muy empinados (65º) y normalmente con cornisa para quedarnos bien satisfechos.

Longitud: 45 metros desde la base del corredor hasta la salida.

Material: puntos de seguro en roca y hielo, normalmente algún clavo, algún tornillo de hielo, dos o tres fisureros pequeños y un par de friends medianos-pequeños. Una cinta larga para el puente de roca bajo el primer bloque. La reunión a la salida del corredor es frecuente que sólo pueda montarse con los piolets. Piolets, crampones y casco.

Tiempos: Un par de horas para la aproximación, algo menos de una hora para la escalada y otra hora y media para la vuelta al aparcamiento de Cotos, sin contar descansos. Es una buena actividad en la Sierra de Guadarrama.

Más información:

- Guadarrama. Iniciación al alpinismo invernal, de Ángel Luis Manzaneque. Desnivel Ediciones. Pags. 48-50. Reseña nº 69.
- Guadarrama. Guía de Escalada, de Agustín Arranz y Miguel Barroso. Desnivel Ediciones. Págs. 241-242.
- La versión del compañero de cordada.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

¡Ayudanos a mantener la página!