MALAGÓN – GRAN GALAYO - GALAYOS

Este verano le hemos cogido el gustillo al fresquito de la Sierra de Gredos y nos disponemos una vez más a subir al Refugio Victory, esta vez con la línea de la Malagón al Gran Galayo, en el que ya escalamos hace pocas semanas, en mente. Se trata de la línea más interesante para subir al Gran Galayo por la vertiente visible desde el propio refugio. Poco repetida, es no obstante fácil de seguir, pues el itinerario parece bastante lógico desde abajo y para localizar el comienzo basta situarse ligeramente a la derecha del pequeño gendarme que preside la parte baja de la pared.


El itinerario fue abierto en agosto de 1952 por los extraordinarios pioneros Bonifacio Malagón, José Luis Gilabert, Manuel Lueches, Emilio P. de la Vega y Víctor M. Rodríguez. Al tratarse de un itinerario bastante lógico y considerando la escuela de escalada en que nos encontramos ya puede imaginar el lector que las reuniones habrá que montarlas todas y que el material que encontraremos en los 180 metros de escalada no superará un par de clavos. El instinto galayero vuelve a ser buen compañero para disfrutar de la escalada en plenitud.

El primer largo (V) comienza con una trepada sencilla de unos 50 metros, máximo II-III por la canal que separa el Gran Galayo de la Aguja Paco Pérez hasta divisar una evidente chimenea bajo la cual es frecuente encontrar un lazo en un puente de roca en el que podremos, con el necesario refuerzo, montar la primera reunión. Este tramo puede hacerse sin encordar siempre que la canal esté seca y estemos habituados al terreno. En este punto sacamos la cuerdas y comenzamos la escalada propiamente dicha, afrontando unos metros fáciles para enseguida encontrarnos con el paso de entrada a la chimenea, que sin ser difícil nos pilla fríos y hay que pensárselo con calma (V). El estado de la roca, sucia y con musgo seco, da fe de la relativa poca frecuencia con que se hace la vía. Una vez metidos en la chimenea la escalada es divertida, muy típica de Galayos, con buenos agarres y múltiples formas de ascender (IV+) hasta terminarla, encontraremos un clavo, y continuar por una zona más abierta en la que encontraremos otro clavo, esta vez con anilla, por encima del cual podremos montar reunión en una repisa (unos 45 metros).


El segundo largo (IV+) sigue con la tónica de la segunda parte del primero, chimenea-diedro divertida, estética y fácil de asegurar, durante unos 50 metros, bajando la dificultad en los últimos 15 metros (IV), a la vez que aumenta la altura y la imponente sensación de estar metidos de lleno entre las inigualables agujas del Galayar. Una buena repisa en la que podemos montar la reunión pone fin a la chimenea para dar paso a la genial placa por la que sigue la escalada.


El tercer largo (V) lo iniciamos rodeando fáciles bloques a nuestra derecha para rápidamente girar a la izquierda directamente hacia la placa que asciende por la parte izquierda del Gran Diedro, ya visible a nuestra derecha. También hay quien continúa la vía saliendo de la reunión directamente hacia la izquierda para encaramarse en el espolón evidente que asciende por la izquierda hacia el final del Gran Diedro. El caso es que seguimos para la placa, en una escalada más fina que la precedente y más delicada para asegurar, pero con excelente adherencia, suficientes presas y posibilidades de asegurar sin alejes de vértigo a poco que busquemos entre el variado juego de fisureros y friends que se supone portamos. Al final de la placa nos vemos obligados a dar un paso algo más expuesto por la placa de la derecha hacia el final del Gran Diedro, del que podemos aprovechar algún clavo, y que da paso a la fácil pedrera, en la que confluye también la Vía Comicci, con un buen bloque para montar la reunión con un lazo grande y dar luz verde a la subida de los compañeros.


Desde la reunión, son dos las posibilidades para completar el último largo y alcanzar la cima del Gran Galayo. A la derecha es evidente una oquedad que permite pasar sin mayor dificultad a la cima del Gran Galayo por debajo de bloques que forman una pequeña cueva que termina ligeramente a la derecha de la cumbre. La otra opción, es un diedro evidente (V) a la izquierda de la oquedad, que describimos en la reseña de la Vía Comicci.


El descenso por la normal del Gran Galayo está marcado con hitos, en dirección sureste desde la misma cumbre. Tiene varios pasos de II-III, alguno de unos cuantos metros, y exige atención hasta el final. Puede hacerse con botas para no torturar los dedos con los pies de gato pero nada de ir corriendo…


Actividad realizada por Luis Martínez, Raúl Chavero y Pablo Parrón el 5 de agosto de 2016.

Datos prácticos:

Acceso: desde Madrid tomamos la A5, carretera de Extremadura, hasta el kilómetro 91, donde cogemos el desvío hacia Arenas de San Pedro. En Arenas de San Pedro una señal indica hacia Guisando y El Hornillo. Tenemos que ir a Guisando, unos tres kilómetros, y desde aquí hasta la plataforma del Nogal del Barranco (otros tres o cuatro kilómetros), donde dejamos el coche. En total, casi 180 kilómetros que se hacen en unas dos horas o dos horas y media.

Desde la bella comarca de La Vera, en el norte de Cáceres una bonita carretera que recorre todos los pueblos de la comarca, la EX-203, y se transforma en la CL-501 al entrar en Avila por el pueblo de Candeleda, hasta un desvío a la izquierda que marca 7 kilómetros hasta Guisando, unos diez antes de llegar a Arenas de San Pedro. Es una opción fantástica para conocer una de las zonas más bonitas de España, con una diversidad vegetal de primera categoría. Una hora y media aproximadamente de entretenimiento en el coche para toda la familia en la que pasamos por multitud de zonas aptas para el baño que pueden hacer que nunca alcancemos nuestro destino…

Desde la plataforma del Nogal del Barranco (1.240 m.) parte un camino empedrado (“El Carril”) por el que en aproximadamente dos horas llegamos al Refugio Victory.

Dificultad: V, IV+, V, III.

Longitud: unos 180 metros.

Horarios: la escalada se hace en 2-3 horas y el descenso hasta el refugio en unos treinta minutos. Con la subida desde el aparcamiento y la bajada tenemos, como siempre en Galayos, una buena jornada (unas 8 horas de actividad).

Material: un juego de friends y fisureros. Cordinos para lacear rocas y montar reuniones. Casco, siempre indispensable, en Galayos no llevarlo es una temeridad imperdonable. Incluso en verano es aconsejable llevar algo de abrigo.

Más información:

- Escaladas en el sureste de la Sierra de Gredos. Riscos de Villarejo, Galayos y Torozo, de Gabriel Martín. Ediciones Desnivel, 1994. Págs. 24 y 25.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

¡Ayudanos a mantener la página!