NOCHES DE ESCUELA (V+) – PEÑAS DEL PRADO – LEÓN

En el tranquilo Valle de Arbás, en la provincia de León, encontramos las Peñas del Prado (1888 m.). En sólo media hora de caminata estamos en la base de la pared, surcada por una treintena de vías de entre 200 y 300 metros de la mejor caliza.

A pesar de estar casi a mediados de junio la noche en la montaña leonesa acostumbra a ser fría y no nos sobra el saco de plumas para dormir bajo las estrellas en los alrededores del pequeño pueblo de Cubillas, emplazado en medio del valle.

Nos despertamos con la luz del sol y esperamos un rato en los sacos hasta que comienza a subir la temperatura. Aún así tenemos que preparar el desayuno abrigados y tras el cafetito cogemos el coche para acercarnos al punto de partida. Las nubes cubren el cielo y la temperatura queda perfecta para la escalada. Además la previsión de AEMET no anuncia precipitaciones.


No resulta difícil localizar el comienzo de la vía con el preciso croquis del libro de Adrados. Noches de Escuela fue equipada desde arriba el 14 de mayo de 2000 por José M. Fernández, Miguel Pita, José Lamas e Iván Lamas. Además encontraremos varios puentes de roca y tendremos que llevar un juego de friends para completar la protección.

Un parabolt a unos 6 metros del suelo en una placa tumbada con un canalizo facilita la localización del comienzo del primer largo (V). Seguir las chapas unos treinta metros hasta un puente de roca con un cordino y un mallón en el que se monta la primera reunión.


El segundo largo (V+) sigue por la placa, protegida con algún parabolt y un curioso clavo literalmente incrustado en un agujerito hasta una laja que forma un pequeño techo. Sorteamos el techito por la derecha y unos metros más arriba encontramos la segunda reunión (dos parabolts con mallón). El largo tiene unos metros de placa totalmente lisa de adherencia pura geniales.


El tercer largo (V+), supera placas de V mantenido muy estéticas en dirección al gran desplome. La reunión está montada también con dos parabolts con mallón. Varias chapas en el largo bien distanciadas.

Desde la reunión se ve a unos cinco metros el primer parabolt del cuarto largo (V+), que podemos alcanzar recto por una serie de pequeños escalones (IV), o trepando por unos bloques escalonados un par de metros a la izquierda, menos expuesto. Seguir las chapas hasta un clavo y a continuación un paso muy vertical protegido con un puente de roca (V). Un techo tapa el paso y se sortea por la izquierda. Se puede proteger bien con un friend mediano. A la izquierda aparece un parabolt. Se alcanza con un paso en travesía difícil (V+). Unos metros por encima encontramos montada una reunión de la vía Venus, por la que saldremos a cima en un largo que no tiene desperdicio. Si seguimos hacia la izquierda unos metros fáciles llegamos a otra reunión al pie de una placa equipada con parabolts (6a+). Sería la salida propia de la vía Noches de Escuela.


Optamos por la salida por la Venus y comienzo el quinto largo (V+) hacia un puente de roca visible desde la reunión. El ambiente es inmejorable y a continuación un parabolt protege otro paso difícil tras el cual disminuye progresivamente la verticalidad hasta la reunión.


Por terreno fácil (II) ascendemos, ya sin encordar, los metros que restan hasta llegar a la cumbre, punto intermedio de la cresta este-oeste que conforma las Peñas del Prado.


El descenso se hace habitualmente por la misma vía. Todas las reuniones cuentan con mallones para rapelar. También su puede bajar andando por la vertiente este.

Actividad realizada el 11 de junio de 2011 por Luis Martínez y Pablo Parrón.

Datos prácticos:

Acceso: Desde León hay que dirigirse a la población de Cubillas de Arbas, primero por la N-630 y luego por la CV-103-3. Son 61 kilómetros que recorreremos en poco más de una hora. A unos dos kilómetros de Cubillas dejamos el coche en un apartadero. También se puede coger desde León la AP-66, hasta el desvío a la LE-473 y luego por la CV-103-3. Tras atravesar el angosto túnel que nos adentra en el Valle de Arbas podremos ver las Peñas del Prado. Por este lado no hay que llegar hasta Cubillas. Unos dos kilómetros antes, pasada una curva pronunciada, dejamos el coche en algún apartadero de la carretera y tomamos un camino que asciende hasta el tendido eléctrico. Sino localizamos el camino también se puede subir por donde mejor nos parezca por los prados hasta el tendido eléctrico y una antigua pista que sigue hasta la Collada Aronga. Para nuestra vía no hay que llegar hasta la collada y antes ascendemos directos hasta el comienzo, visible en todo momento. Una media hora de caminata.

Dificultad: V, V+, V+, V+, V+. El último largo lo hacemos por la vía Venus. Por la dificultad y belleza de la ruta puede considerarse ya una clásica consolidada, caliza excelente en toda la ruta. No obstante en los dos últimos largos hay pequeños tramos de roca suelta en los que hay que poner cuidado para no arrojar piedras.

Longitud: 230 metros.

Horarios: tardaremos media hora desde el apartadero donde dejemos el coche hasta el pie de vía y unas tres horas para la vía.

Material: la vía está semiequipada con parabolts y algún clavo pero es necesario un juego de friends y fisureros para completar la protección. Cintas para puentes de roca. Casco. Con cuerdas de 60 metros bajamos en cuatro rappels.

Más información:

- Cordillera Cantábrica. Escaladas selectas en roca. 1200 vías de los Picos de Europa a la Babia, de Miguel Angel adrados. Adrados Ediciones. Págs. 342-343.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

¡Ayudanos a mantener la página!