VÍA MOSQUITOS – LA VISERA - RIGLOS

Ayer estuvimos haciendo alpinismo en el Corredor de La Fourche para subir al Petit Pic del Midi d’Ossau pero el tiempo empeora para mañana y alguien sugiere bajar a Riglos “que nos coge de camino” y ver cómo amanece… Al final la actividad democráticamente elegida, por mayoría simple…, es la Mosquitos al Mallo de La Visera, una vía que va a poner a prueba nuestros brazos, más acostumbrados a las “suaves” placas graníticas de La Pedriza, y nuestra cabeza, poco habituada a los infernales desplomes y vacios propios de estas alucinantes formaciones de conglomerado que son los Mallos de Riglos.


El vivac en el parking del pueblo con los mallos iluminados como telón de fondo para coger sueño, repara dulcemente el cansancio de la jornada, hasta el punto de que retozamos casi diez horas en los sacos, sin marcarnos horarios ni madrugones innecesarios. Tomamos el cafetito mañanero entre el bullicio de escaladores que pululan por el pueblo creando un ambiente muy agradable y con el arnés a la cintura nos acercamos a La Visera en un breve paseo de 15 minutos. A cada metro que nos acercamos flipamos con el inmenso desplome que forma la pared, un auténtico trampolín al vacio que acongoja al más pintado.


Formamos cordada Fernando Blas, Jesús Igualada y Pablo Parrón. Me toca el primer largo (V+) que comienza unos metros a la izquierda del diedro-fisura que hay en el centro de la pared. Tras unas panzas iniciales que se pueden sortear por la izquierda se llega al primer parabolt, de color blanco, como los del resto de la vía. Son unos diez metros hasta que alcanzamos el diedro, por el que se continúa hasta una zona descompuesta de arenilla con bloques poco estables que aconseja ser evitada por la izquierda, Por encima está la reunión, montada, como todas las demás, con tres o cuatro parabolts con alguna argolla. Como es habitual en Riglos, muy vertical desde el principio.


El segundo largo (6a) sigue por el diedro, si cabe aún más vertical, hasta que las chapas blancas lo abandonan hacia la derecha (pasos delicados) y nos llevan a la siguiente reunión. La dificultad del largo es en general V+ muy mantenido. Con los seguros bien colocados donde hace falta aunque alejen lo bastante para no descartar la colocación de algún friend o fisurero.


El tercer largo (IV+) es evidente y remonta unos metros hasta una reunión que puede chaparse con una cinta larga para que la cuerda no roce en los metros de travesía que hay que hacer hacia la derecha (II+, muy aéreo) hasta otra reunión, común con la vía Zulú Demente.


El cuarto largo (V+) sube por el diedro-fisura que sale a la derecha de la reunión y es también muy vertical, con un patio considerable y con el grado muy mantenido. El ambiente es bestial.


El quinto largo (6a) hace la famosa travesía que lleva al trono, un bloque de buenas dimensiones que sobresale de la pared y es visible desde el mismo pueblo de Riglos, un auténtico balcón sin barandilla no apto para cardíacos. Es uno de los largos más famosos de la geografía nacional y lo tiene bien merecido, la travesía final hasta el trono con un vacio de doscientos metros a plomo bajo los pies y el extraño paso de entrada al mismo probablemente tengan mucho que ver. El largo comienza en vertical y alcanza una fisura con buenos agarres y normalmente plagada de magnesio hasta que empieza a girar a la derecha para hacer la travesía, normalmente también con los bolos plagados de magnesio. El vacio es imponente y los agarres para manos abundantes pero los brazos van cargándose y cuando llego a la entrada del trono no veo el paso, miro la distancia a la última chapa, unos dos metros, y retrocedo hasta ella. Vuelvo a intentarlo pero otra vez no veo el paso y retrocedo, creo que el vacio está pudiendo conmigo y con la tontería ya tengo los brazos para pocas bromas así que mal coloco un friend pequeño en un agujero para reducir la caída si a la tercera no logro subir al trono (está claro que no es lo mío, que a mí me vale con una silla que ni soy noble ni lo quiero ser). Y al final, a la tercera… pues va a ser que no y me voy para abajo sin mayores consecuencias que tener que remontar unos cuantos metros difíciles hasta el seguro del que quedo colgado y llamar al compañero para que venga a ver si puede subir al dichoso trono.


Al final lo resolvemos (se puede subir en oposición con la espalda en el trono entrando sentado, o subiendo hacia arriba y entrando de pie) y Fernando empieza el sexto largo (6b), después de decidir no dar por acabada la vía en este punto utilizando el posible escape que hay desde el trono. Si se quiere finalizar la escalada se puede utilizar un rapel montado a la derecha del trono que en unos diez metros nos lleva a una repisa por la que se puede acceder a la canal de bajada. Los primeros metros del largo son duros (6a+) y siguen la línea de chapas con tendencia hacia la izquierda, separadas lo bastante para que no se puedan acerar todos los pasos. Antes de perder de vista al compañero en la reunión se llega al paso de 6b, que se puede acerar, no sin esfuerzo. Quedan unos metros con otro paso duro justo antes de alcanzar la reunión, en un pequeño nicho. Reunión con un patio insuperable.

El séptimo largo (6a) supera una panza inicial y otras cuantas por encima, con tendencia hacia la derecha. Aunque la dificultad media sea V+, con el cansancio acumulado en este punto todo me parece imposible y acero todo lo que puedo a pesar de subir de segundo con Jesús porque también ha sido Fernando el maestro de obra en este último largo difícil.


Queda un largo de trámite muy sencillo con una chapa para indicar el camino hasta el fin de las dificultades en un parabolt con anilla y la inscripción SOS, que marca el final de la vía. Lo hacemos ya desencordados y nos acercamos a la cumbre de La Visera para contemplar el imponente vacío que domina en el reino de los mallos.


Descenso: no es necesario hacer ningún rapel porque de La Visera se desciende andando por su derecha. Hay que seguir un camino a ratos poco marcado pero con hitos que bajan por el lado este del mallo hasta que se convierte en sendero y nos lleva al pueblo en 30 minutos.

Datos prácticos:

Acceso: desde Huesca hay que dirigirse por la N-240 hacia Ayerbe y tomar un desvío señalizado a la derecha antes de llegar a Murillo de Gállego hasta el pueblo de Riglos. La pared está justo enfrente del pueblo y el acceso al pie de vía es evidente en unos 15 minutos.

Dificultad: V+, 6a, IV+, V+, 6a, 6b (6a+/A0), 6a. Aunque sea la vía más fácil que se adentra en el centro de La Visera, no puede esperarse que de ningún modo sea sencillo surcar tan bestial desplome. Los largos son mantenidos, atléticos, verticales y muy vistosos, contando con uno de los más famosos de la geografía nacional, la travesía que lleva al trono en el quinto largo

Longitud: 250 metros. La mayoría de los largos oscila entre 35 y 40 metros.

Horarios: entre 4 y 6 horas, incluido el descenso andando de unos 30 minutos.

Material: la vía está equipada con parabolts con chapas blancas y bastaría con 13 cintas exprés pero conviene llevar friends y fisureros porque alejan. Cuerdas de 60 metros y casco.

Más información:

- 100 Clásicas de España. Escaladas imprescindibles, de Alfredo Merino y José Luis Rubayo. Desnivel Ediciones. Págs.151-153.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

¡Ayudanos a mantener la página!