LA VERDE - LA ALBUJEA - GREDOS

De camino a escalar en el Torozo habíamos pasado por su pié de vía en muchas ocasiones, pero siempre dejábamos para otra ocasión hacer alguna de sus vías. La Albujea es uno de los riscos míticos del Sistema Central ya que una gran mayoría de sus vías son duras y con buenas dosis de exposición. En ella han dejado su huella escaladores fundamentales para entender un poco la historia de la escalada en roca en la Zona Centro. Dentro del conjunto de rutas que nos ofrece, nos apetecía mucho repetir La Verde. Una vía asequible en cuanto al grado y de la que habíamos oído de todo. 


Nosotros la hicimos en dos largos y luego rapelamos para completar la jornada con su vecina Para todos los Públicos. El conjunto nos ha dejado un buen sabor de boca y pasar una mañana que de no ser por el calor que aún hace este otoño, hubiera sido perfecta.

La vía la fue abierta en 1981 por los hermanos Rituerto, Ricardo Pedro Gómez y Jesús García.  Aún podemos ver un poco más arriba de la segunda reunión una instalación de buriles, que supongo por el estado actual pertenecen a la apertura. Sus aperturistas dedicaron a Marisa Montes y el Musgaño la línea llamándola igual que la aguja donde habían fallecido en los Alpes (Aiguille Verte). Recorre en dos largos el característico diedro que surca de izquierda a derecha esta parte del risco. La escalada es esencialmente de autoprotección, ya que salvo dos chapas en el primer largo que aseguran unos pasos en placa, el resto está limpio. Al terminar el segundo largo decidiremos si salir a la izquierda y seguir hacia la cumbre o montar en la reunión de la derecha para rapelar. Nosotros elegimos esta última opción y usando la instalación intermedia llegamos a las mochilas en dos tiradas.



Una vez hecha la vía hay que señalar que nos ha gustado mucho. Es cierto lo que algunos nos comentaron de que no está muy limpia, pero la vegetación no es para nada excesiva y no impide la escalada. Los dos largos son muy buenos y no se puede bajar la guardia en ninguno de ellos. Son dos buenas tiradas, que nos dejarán bonitas secuencias sobre los típicos cristalitos gredenses y nos obligarán a buscarnos la vida para protegerlas.

Datos prácticos:

Aproximación: se realiza desde el Puerto del Pico, donde hay fuente, bar y sitio para aparcar. El camino parte de la parte izquierda del bar y va en dirección a la cumbre del Torozo. Al llegar al pequeño refugio tenemos que coger el sendero que sale a la derecha y que nos dejará frente a las paredes de la Albujea. La vía no tiene pérdida siendo fácilmente reconocible el diedro por el que transcurre.

Longitud: 2 largos de unos 80 metros en total.

Dificultad: V+, V+.

Material: nosotros usamos 2 cintas, material para reuniones equipadas, buen surtido de friends y algún empotrador pequeño.    
       
Descenso: vía equipada para rapelar.

 Actividad realizada por Luis Martínez y Emilio Dabo, el 5 de octubre de 2019.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

¡Ayudanos a mantener la página!