Choose your language:

TORMENTAS (V+/Ae) – PLACAS DEL HALCÓN – LA PEDRIZA

Las Placas del Halcón, en La Pedriza, se han convertido en uno de los sectores más visitados del parque, seguramente debido a su escasa aproximación, al grado medio-bajo que predomina en la mayoría de sus vías, y a la longitud de algunos de sus trazados, que permite al neófito iniciarse en este tipo de recorridos en un entorno amable. Eso sí, también hay que advertir de que se trata de un sector muy antiguo, lo que suele conllevar muchos seguros tipo espit, en general en buen estado, y alejes entre seguros en los tramos más sencillos bastante generosos. Además, prácticamente todos los escaladores encontrarán una ruta a su medida, desde las más sencillas, hasta otras con tramos muy duros de autoprotección (fisura Salcedo en la vía Techo) y otros para practicar la escalada con estribos. Por poner algún “pero”, la escasa continuidad de los recorridos, normalmente con tramos bastante tumbados para conectar todos los largos.

La vía Tormentas la equipan Carlos Salcedo y Juan Luis Salcedo en 1998, superando por primera vez el característico muro desplomado de la pared, en artificial equipado, añadiendo así la posibilidad de aplicar la técnica de los estribos en este concurrido sector de La Pedriza. Aconsejamos consultar el magnífico croquis de Viaclasica.com.

Para llegar a las Placas del Halcón lo más cómodo es salir del aparcamiento del Tranco, subir las escaleras que quedan a la derecha de Casa Julián y tomar el sendero que sale a la derecha, en dirección al Indio. Nada más pasar bajo la pared del Indio veremos un cartel con información del hermoso alcornoque bicentenario que tendremos en frente, donde tomaremos un caminito que sale hacia la izquierda y va subiendo de forma constante y revirada, con algún paso en el que habrá que emplear las manos, hasta pasar bajo las Placas del Emilio, y un poco más adelante llegar a la base de las Placas del Halcón. Es aconsejable ir atentos a los hitos de piedra y no perder el senderito. Tardaremos unos 30 minutos desde el Tranco.

El comienzo de la vía no tiene pérdida. El primer largo (V) recorre la placa protegida con parabolts que va directa a la gran encina que hay en medio de la pared. Entre que los primeros metros siempre nos cogen algo fríos y que se trata de un largo que se hace mucho en plan deportivo, con lo que está bastante sobadillo, la entrada tiene su gracia. Una vez chapado el primer seguro ya podemos seguir más alegremente hasta la reunión, que puede montarse en la propia encina, o mejor, superada la encina y unos metros a la derecha, aprovechar la reunión de la vía Carne de carné, equipada con parabolts con argolla, y que además permitirá asegurar el artificial del siguiente largo con mejor visibilidad del compañero.

El segundo largo (III/Ae) sale desde la reunión hacia la chorrera negra que divide el imponente muro desplomado por el que habrá que subir. Hasta llegar al muro tenemos unos 15 metros de trepada sencilla (III) sin posibilidad de asegurar. Nada más llegar, alcanzamos sin problemas el primero de los cinco espit que permiten superar el muro en Ae. Los tres primeros seguros, en la zona desplomada, se alcanzan sin demasiada dificultad. El siguiente, ya en la parte del muro por encima del desplome, puede costar un poquito más, igual que el último, ya en la salida, por lo que no viene mal algún alargue para alcanzarlos. No obstante, se trata de un artificial cómodo incluso para los bajitos, en el que con la debida soltura para aprovechar el último escalón de los estribos no tendremos problemas para superar los pasos. Desde el último seguro hasta la reunión (dos espits con argolla) quedan unos cinco metros muy sencillos (III), con lo que la siempre difícil transición del artificial al libre no será muy traumática. En resumen, un buen largo para estrenarse en este tipo de escalada.

El tercer largo (III+) es de transición para llegar al estupendo resalte que nos ofrece el siguiente. Son unos treinta metros de adherencia fácil en los que sólo encontraremos un espit hacia la mitad, hasta llegar a la reunión (dos espits con argolla).

El cuarto largo (V+) es bonito y disfrutón, bien equipado, con espits bastante juntitos en la primera mitad, que es la que tiene algo de enjundia. Salimos rectos de la reunión en adherencia, enseguida un pasito hacia la derecha y atacamos la parte más empinada para salir a terreno muy tumbado, por el que discurre la segunda mitad del largo, fácil, en la que sólo encontraremos un seguro antes de llegar a la reunión (espits con argolla). Aunque podemos hacer un largo más, como es bastante sencillo y ya lo conocemos, optamos por dar por terminada la escalada y preparamos el rápel de descenso.

El descenso de las Placas del Halcón puede hacerse de varias maneras. O bien recorriéndolas hacia la derecha (este) por repisas expuestas hasta dar con los rápels que hay en la Placa Sánchez y seguir destrepando por una canal, o bien destrepando por la cara noroeste, una auténtica aventura, normalmente mayor que la propia escalada, por lo que lo más aconsejable es rapelar por la misma vía. Con cuerdas de 60 metros podemos alcanzar de una tirada la reunión que queda encima del techo, y otro rápel desde el techo hasta el suelo.

Actividad realizada el 20 de febrero de 2021 por Beatriz Peña y Pablo Parrón.


Datos prácticos:

¿Cómo llegar a La Pedriza?

Desde Madrid lo mejor es salir por el norte para tomar la carretera de Colmenar Viejo y seguir las indicaciones hasta Manzanares el Real. Entramos en el pueblo y tomamos la Avenida de La Pedriza, que sube hasta el aparcamiento del Tranco.

Dificultad: V, III/Ae, III+, V+.

Longitud: 140 metros aprox.

Material: cintas exprés y estribos.

Más información:

- La Pedriza - Guía de Escalada, de J.Ignacio Luján y David A. Zapata, editada por Barrabes Editorial, pág. 163.
- Conjunto de vías de las Placas del Halcón – La Pedriza. Estupendo croquis que nos ofrece Viaclasica.com, en el que la vía Tormentas figura con el número 5 y la denominación “Techo”.

 

No hay comentarios :

Publicar un comentario

¡Ayudanos a mantener la página!